El Cañero

22 de abril de 2017

Praga: Vista por un Romanense

La Romana pueblo formado en su mayoría por migrantes e inmigrantes desde su fundación, y eso parece ser congénito de los jóvenes nativos de esta ciudad que una vez fuera “La Meca” del trabajo y el turismo, en las décadas en que era dueña de dos Zonas Francas y declarada dentro del “Primer Polo Turístico” de la Republica Dominicana, creado mediante el decreto no.3133 en el 1973 y comprende el territorio formado por Santo Domingo, La Caleta, Boca Chica, Juan dolió, San Pedro de Macorís hasta el Rio Higuamo y La Romana.
Aury Scroggins, es un joven artista de esta ciudad que tuvo la oportunidad de casarse y emigrar hacia Francia donde reside.
Aury, como romanense al fin, lleva en su ser el afán de conocer diferentes ciudades y países. Hoy lo tenemos vacacionando en Praga, capital de la Republica Checa, allí desde su llegada ha visitado el centro de la ciudad, conociendo “El Castillo de Praga” que lo ha cautivado, de manera que lo ha inspirado en tomar graficas de todo su entorno. Actualmente es la sede de la presidencia de la República Checa. El Castillo de Praga durante siglos fue la corte de insignes monarcas, pero también ha servido como residencia de familias prominentes de la alta aristocracia del antiguo Reino de Bohemia. En esta visita además del complejo palaciego más grande del mundo, ha conocido la hermosa Ciudad Pequeña de Praga.
Aury, nos describe la belleza de Praga que es la capital de la República Checa, tal y como recoge la Constitución del país. Antes fue capital del Reino de Bohemia y de Checoslovaquia. También es la capital de la región de Bohemia. Esta ciudad está llena de historia, tanto contemporánea como de la antigüedad.
Sintió el placer de conocer el alcohol llamado Absinthe o ajenjo, apodada la Fée Verte ('El hada verde') o también apodada el Diablo Verde, es una bebida alcohólica de ligero sabor anisado, con un fondo amargo de tintes complejos debido a la contribución de las hierbas que contiene, principalmente Artemisia absinthium. Cuando se le añade agua fría y azúcar, la bebida se transforma en la esencia lechosa (louche). Comenzó siendo un elixir en Suiza, pero fue en Francia donde se hizo popular debido a la asociación entre los artistas y escritores que tomaban esta bebida en el París de finales del siglo XIX hasta que se prohibió su producción en 1915.

“Eso era lo que bebian los grande artistas: Pablo Picasso, Vincent van Gogh etc., entre otros; lo prohibieron porque había un porcentaje  alto de personas adictas, como una droga. Mientras aquí en Praga es una de su cultura, nos dice Aury Scroggins. El que viene tiene que beber un poco; nos sigue diciendo el romanense caminante. Te dan un chin chin, y te pone loco, 7 euros ese chin que ves en la foto.”
Publicar un comentario