El Cañero

21 de abril de 2017

El libro vive: Rosa y Julia, de Macho Cedeño

Por Frank Núñez

Lo que construyó Marcio Veloz Maggiolo con su barriada capitaleña de Villa Francisca, lo cristaliza Antonio Cedeño Cedano (Macho) con su provincia de La Altagracia, para preservar como paraíso de la memoria los microcosmos que dieron vitalidad a sus respectivas existencias, desde la niñez hasta la edad octogenaria que Dios les ha permitido vivir, en pleno gozo de creatividad y entusiasmo juvenil.

Con Rosa y Julia: Novela genealógica de la Villa de Salvaleón de Higüey, Cedeño da continuación al trabajo iniciado en obras anteriores, en las que rescata estampas de toda la provincia de La Altagracia, con su municipio cabecera, además de sus otras demarcaciones como San Rafael del Yuma, el segundo en importancia; Nisibón, La Otra Banda, Verón, Bayahíbe y Boca de Yuma.

Como han hecho escritores de otras provincias cuyas obras hemos reseñado por aquí, se trata de una labor integradora para la conservación de la memoria histórica de los pueblos, tan necesaria para la sana formación de las comunidades, y para el hombre como ente biopsicosocial y espiritual.

El abuelo Juan Ramón y el nieto que estudia administración de empresas, para tener que ser profesor como su padre, establecen un diálogo en el que refieren toda la historia higüeyana desde la era precolombina hasta el siglo XXI.

La novela incluye el anecdotario de las familias Cedano, Guerrero, Cedeño, Rijo, Montás, Núñez, Roca, Barreiro, Pumarol, Durán, Mota, Duluc, Alvarez, Villavicencio, Julián, Botello, Valdez y Pouerié, que por cierto, a estas últimas cuatro, les recitaban un famoso estribillo.

Nadie olvidará la del bebedor que cumplía años cada tres meses, sorprendido por el metódico profesor Luis Valdez.


Quienes lean la novela Rosa y Julia, editada por Santuario, podrían coincidir con los periodistas Denis Mota Álvarez y Miguel Rone, en sus respectivas presentaciones, en que la obra es un aporte al rescate de la saludable vida sencilla, sin la enfermiza fanfarria del consumismo actual
Publicar un comentario