El Cañero

10 de abril de 2017

La otra historia de María Magdalena

¿Era María Magdalena la esposa de Jesús? Dos investigadores del cristianismo discrepan sobre este punto, y además desvelan una serie de aspectos candentes que permanecen sin dilucidar o habrían sido muy diferentes de lo que relata la historia oficial.
Londres, Reino Unido.- Pocas figuras son tan controvertidas en la historia sagrada como María Magdalena quien, según la visión tradicional de la Iglesia católica era prostituta y estaba endemoniada, mientras que para una serie de investigadores ha tenido un papel tan clave como oculto en la fundación de cristianismo y como discípula de Jesús.
Autores cautivados por el personaje
Numerosos investigadores han dedicado libros a esta mujer tan poco conocida. En ‘El Legado Oculto de María Magdalena’ (Obelisco, 2005), el historiador Laurence Gardner (Londres 1943-Exeter 2010), se refiere a lo que llama el matrimonio secreto de María con Jesús, la persecución de su linaje, los registros ocultos que revelarían su verdadero estatus entre los apóstoles y el significado de las pinturas de Leonardo Da Vinci. También hace referencia al porqué la Iglesia del Renacimiento censuró retratos de María Magdalena.
OPINIÓN
Para Daniel Meurois, diplomado en letras en la Universidad de Lille, María de Magdala no fue la prostituta en la que la convertido la Iglesia, sino la primera discípula de Jesús y además su esposa, mientras que el relato de las bodas de Caná describe la boda de ambos y no la de dos desconocidos.
Por su parte la escritora Maribel Molina Carillo (Tarragona, España, 1971) ha publicado, ’María Magdalena, la esposa de Jesús’ (Atlantis, 2015), donde describe a la Magdalena como una mujer valiente, fuerte, adelantada a su tiempo y luchadora, pero incomprendida, a la que, según Molina Carillo, la historia ha tratado injustamente, “pero que llegará el día en que será reconocida como la reina que fue, la esposa de Jesús y la madre de sus hijos”.

La Licenciada en Teología y madre de seis hijos, la española Isabel Gómez-Acebo, a su vez, repasa en ‘María Magdalena. De apóstol, a prostituta y amante’ (Desclee de Brouwer 2007), lo que llama “facetas olvidadas de esta mujer”, como su protagonismo entre los discípulos de Jesús, la importancia de que la primera aparición del resucitado fuera a su persona o de que fuera la primera persona a quien Jesús encomendó extender la buena nueva.
Publicar un comentario