El Cañero

15 de abril de 2017

En el núcleo de la economía agrícola italiana hay un sistema de ‘esclavitud moderna’

Por GAIA PIANIGIANI - NYT
Un viñedo durante la temporada baja en San Giorgio Ionico, Italia. La muerte
de una trabajadora en un viñedo al sur de Italia llevó a una investigación de
lo que se ha denominado un sistema de esclavitud moderna. Credit Nadia
Shira Cohen para The New York Times
SAN GIORGIO IONICO, Italia — Su marido todavía recuerda cómo Paola Clemente solía poner dos alarmas para asegurarse de despertar en medio de la noche, diez minutos antes de las dos de la madrugada, para alcanzar el autobús privado que la llevaba a ella y a decenas de mujeres a los viñedos.
Allí, recogía y separaba uvas de mesa hasta por 12 horas; tan solo ganaba 27 euros al día (cerca de 29 dólares) después de que intermediarios disminuyeron su sueldo. A veces terminaba tan cansada que se quedaba dormida mientras conversaba.
Su muerte, causada por un paro cardiaco a los 49 años, ha resultado en un examen de conciencia de casi dos años en Italia acerca de lo que autoridades, expertos laborales y líderes sindicales describieron como un complejo sistema de esclavitud moderna —involucra a más de 40.000 mujeres italianas, así como a trabajadores migrantes y estacionales— que sigue formando parte del núcleo de la economía agrícola de Italia, sobre todo en el sur del país.
Después de meses de investigación, las autoridades arrestaron este año a seis personas, a las que acusaron de usar sus agencias de reclutamiento y transporte para quitarles parte de su salario a mujeres tan pobres y desesperadas que no se atrevían a hablar y que trabajaban bajo condiciones extremas.

La muerte de Clemente en julio de 2015 hizo que los legisladores italianos promulgaran una ley el año pasado para combatir la explotación de los trabajadores agrícolas. Sin embargo, según los expertos, la virtual esclavitud de estos sigue siendo inquietantemente generalizada en un país reconocido por sus productos en todo el mundo. Según algunos parámetros, Italia es el segundo peor Estado de la Unión Europea en cuanto a esclavitud, detrás de Polonia.
Publicar un comentario