El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

18 de septiembre de 2015

PLD contra PRD: un apetito saciado

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com
Casi 42   años  después, el  PLD (Partido de la Libración Dominicana)  se da el gusto de hacer desaparecer al PRD (Partido Revolucionario Dominicano), de cuyo seno salió abruptamente. Desde su aparición, el PLD  concentró sus esfuerzos  en  destruir el partido que se fundara en 1939 con el objetivo inmediato de derrocar la dictadura de los Trujillo.
Todo vino porque Juan Bosch, presidente del PRD y uno de sus fundadores, había  perdido algunas votaciones internas en la organización, que se preparaba para el proceso electoral del año siguiente. De súbito,  Bosch renunció del partido seguido de la llamada comisión permanente. Ocurrió el 18 de noviembre de 1973.
Al día siguiente, lunes 19, rabiosos  seguidores del expresidente  Bosch desmantelaron  la casa nacional del PRD, quitaron el  letrero, un largo tablón, y lo arrojaron al basurero.  Además, se llevaron  los archivos de militantes y otras  pertenencias e  impidieron la entrada a los  importantes dirigentes   Pablo Casimiro Castro, Almanzor González y Aridio García de León.
Luego, los boschistas   rotularon  las paredes con las siglas  del PLD. Los principales dirigentes del PRD pidieron a Bosch reconsiderar su decisión y a cambio, el secretario general, José Francisco Peña Gómez,  abandonaría su función y  el país. Juan Bosch respondió que el PRD  había cumplido su misión histórica. Un mes después se formalizó la constitución del PLD.
A propósito de las  elecciones  de 1974, se formó una coalición de partidos encabezada por el PRD para  poner fin al gobierno despótico que desde 1966 presidía  Joaquín Balaguer. El PLD, que carecía de reconocimiento legal,   conspiró contra esa alianza. La oposición, representada  por el Acuerdo de Santiago, con Antonio Guzmán de candidato presidencial,  se abstuvo de participar.
En 1978, ya el PLD tenía personería  jurídica, pero llamaba a las elecciones “matadero electoral”, lanzaba críticas despiadadas contra el PRD y sus dirigentes,  y  mientras el pueblo quería salir del balaguerato, los peledeístas  repetían esta insidiosa consigna: “Quien crea que le va a ganar a Balaguer está loco o es sinvergüenza”. Y Balaguer veía que eso era bueno. 
Ante la victoria del PRD, al día siguiente de las elecciones e interrumpido militarmente el  escrutinio de votos, el PLD     propuso   - sin empacho-  un  gobierno de unidad para desconocer los resultados de los comicios. Mientras la sociedad reclamaba  respeto a la voluntad popular,  el PLD  sometía a la justicia al vicepresidente de la República electo,  Jacobo Majluta, para impedir que    se juramentara como tal.
El odio de los peledeístas hacia el  PRD ha sido visceral. Cuatro décadas después, como una burla,  la histórica organización  ha sido engullida por las fauces de su perseguidor. El presidente Danilo Medina  entrará  al salón de la fama del PLD, con el mérito de haber conseguido algo  que nunca se hizo, aunque se inició en 1973. El PLD ha saciado un apetito.


No hay comentarios: