El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

25 de enero de 2021

El lento proceso para recibir las vacunas de República Dominicana

 Saulo Mota Telemín


Santo Domingo, LD.- Las vacunas del coronavirus han sido mostradas por sus desarrolladores como la solución a la pandemia del coronavirus que ha ocasionado la muerte a miles de personas, y por esto muchos países esperan con ansias que las farmacéuticas les entreguen este insumo.

República Dominicana no es la excepción, y ya autoridades del Gobierno se han pronunciado sobre cuando tienen previsto recibir las 10 millones inoculaciones que acordaron con la farmacéutica AstraZeneca a finales de octubre del año pasado.

El ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, afirmó en noviembre del 2020 que las vacunas estarían disponibles en el país para el próximo mes de marzo, aunque no especificó si se trataba de la cantidad completa o de una porción.

“Posiblemente nosotros tengamos en febrero las vacunas disponibles, pero lo más seguro, seguro es que estaremos administrándola en marzo”, dijo el funcionario durante una entrevista.

Sin embargo, para el intervalo que señaló Arias solo estarían listas unas 400,000 inoculaciones, de acuerdo con el mencionado contrato.

En dicho documento, obtenido en su integridad por este medio, AstraZeneca calcula que realizaría la entrega dentro del primer semestre de este año, y la misma sería enviada de manera gradual en ese periodo de tiempo.

El primer grupo de vacunas estaría llegando el 21 de marzo, según el cronograma preliminar de entrega; el segundo, de 800,000, sería entregado el 21 de abril; un mes después AstraZeneca espera enviar al país otro cargamento con esa misma cantidad, y el 21 de junio siguiente mandar otras 700 mil.

El 21 de julio siguiente llegaría una cantidad aun mayor, en esta ocasión de 1.9 millones; 3.9 millones de inoculaciones a mediados de agosto, y otras 1,4 millones en septiembre del 2021.

Los envíos

Uno de los aspectos importantes del contrato es que la farmacéutica deberá avisar con treinta días de anticipación el momento en que las vacunas estén disponibles, así como la cantidad que sería entregada.

Estas serían exportadas desde el centro de distribución, ubicado en México. Al momento que sean importadas, las vacunas pasarán a ser responsabilidad del Gobierno Dominicano, quien también tendrá que asumir la responsabilidad de la vida útil de las mismas, sin la posibilidad de retorno en caso de que sobrepasen la fecha de caducidad.

Precio

Cada dosis costará unos 4 dólares (unos 232 pesos dominicanos), aunque ese precio podría aumentar en 20 por ciento. Si esto pasa pues será el Estado que asuma el costo extra. De cualquier forma, el acuerdo dice que en ninguna circunstancia el precio por dosis excederá los US$ 6 (RD$349).

En el contrato también contiene la estructura del pago total por las vacunas, que asciende a 40 millones de dólares (más de 2,300 millones de pesos), en la que se realizarán tres pagos distintos, cuando se cumplan situaciones específicas.

El primero será igual al 20 por ciento del total acordado, o sea US$ 8 millones (alrededor de RD$ 464,612,690). Luego se realizará uno del equivalente al 40 por ciento (RD$ 929,225,381), cuando la vacuna de AstraZeneca sea aprobada por una de estas agencias sanitarias: la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés), la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) o por las autoridades de salud dominicanas.

El monto restante será entregado cuando AstraZeneca notifique al país la fecha de la primera entrega de las vacunas.

Las autoridades dominicanas ya han pagado el 60 por ciento del contrato, ya que el primer requisito fue cumplido cuando el Congreso Nacional aprobó el acuerdo de compra, mientras que el segundo se concretó hace tres semanas.

El pasado miércoles 30 de diciembre la MHRA aprobó la vacuna de AstraZeneca, con el objetivo de acelerar su proceso de vacunación contra del COVID-19, una lucha que ha aumentado desde la aparición de una nueva cepa mucho más contagiosa.

Terminación

El contrato será vigente hasta que finalice la entrega de las dosis de AstraZeneca, o hasta que el Gobierno dominicano de por terminado el acuerdo prematuramente.

Esto solo puede darse bajo dos situaciones, siendo la primera que la referida farmacéutica abandone sus esfuerzos de desarrollo y fabricación de la vacuna, o si no puede ser administrada de manera segura y eficaz.

En esas circunstancias cualquiera de las dos partes puede finalizar el acuerdo, y el laboratorio se comprometerá a devolver al Estado, en los 30 días siguientes de la cancelación, “cualquier porción del precio de compra no utilizado”, después de deducir los gastos que hayan tenido durante la vigencia del contrato.

En ese mismo periodo el país deberá rembolsar a AstraZeneca por “todos los gastos razonablemente incurridos y no pagados”, además de los gastos no cancelables.

República Dominicana tampoco podrá reclamar ningún tipo de compensación, en concepto de daños y perjuicios, por esta cancelación.

El otro caso sería por incumplimiento de una de las cláusulas del contrato por parte de AstraZeneca. Si esto ocurre el Gobierno tendrá que notificar por escrito a la farmacéutica de sus intenciones, describiendo en ella sus razones.

Luego de esto el laboratorio tendrá no más de treinta días para rectificar, y si aun así las pretensiones de terminación continúan, la forma de pago se mantendrá vigente.

No hay comentarios: