El Cañero

11 de marzo de 2017

Caos en Surcorea tras destitución presidencial

Seul.- Simpatizantes de la mandataria protestan; hay tres muertos; analistas prevén viraje del gobierno hacia la izquierda
Manifestantes que apoyan a la ex presidenta de Corea del Sur Park Geun-hye se enfrentaron ayer a elementos de policía cerca de la Corte Constitucional en Seúl (REUTERS)
Incertidumbre y violentas protestas se desataron ayer en Corea del Sur, con saldo de al menos tres muertos, después de que el Tribunal Constitucional ratificara la destitución de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, por un escándalo que involucra a grandes firmas del país.
Park se convirtió en la primera líder surcoreana elegida democráticamente que es destituida, lo que puso fin a meses de parálisis y confusión. Su caída por el escándalo de corrupción que llevó a la cárcel al jefe de Samsung se produce en medio de una creciente tensión con Corea del Norte y China. Una nueva elección presidencial se llevará a cabo en un plazo máximo de 60 días.
Cientos de seguidores de Park, muchos de ellos ancianos, trataron de superar las barricadas que la policía colocó ante el tribunal, previendo disturbios. La policía dijo que un hombre de 72 años fue trasladado al hospital con una lesión en la cabeza y posteriormente murió. Bomberos confirmaron que otras dos personas perdieron la vida en las protestas. Además, hay decenas de heridos.
Algunos de los manifestantes rompieron en llanto, mientras otros, armados con palos, se enfrentaron a los más de 21 mil efectivos de seguridad desplegados en el centro de la capital. En cambio, de parte de la mandataria destituida, quien al serle levantada la inmunidad podría ser ya sujeta a juicio, sólo hubo silencio.
El presidente interino Hwang Kyo-ahn, quien permanecerá en el cargo hasta la elección, llamó a todos los surcoreanos a dejar de lado sus diferencias para evitar una división más profunda en el país asiático.

Manifestantes que apoyan a la ex presidenta de Corea del Sur Park Geun-hye se enfrentaron ayer a elementos de policía cerca de la Corte Constitucional en Seúl (REUTERS)
Publicar un comentario