El Cañero

19 de marzo de 2017

Lluvias, avalanchas de lodo y desbordes de ríos continúan afectando al norte de Perú

 
Celso Roldan | AFP
Perú.- lodo y piedras así como por el desborde de ríos que, tras haber golpeado la capital, se ensañaban nuevamente con la zona norte, inundando ciudades y cortando carreteras.
El sábado, una turbia y potente riada -la quinta de los últimos días- llegó hasta el mismo centro de la ciudad de Trujillo, la tercera más importante del país, colmando sus calles y obligando a la ciudadanía a quitarse los zapatos y a abrazarse unos con otros para poder atravesar las calles sin ser arrastrados.
Los “huaicos“, como se conoce en el Perú a las avalanchas que descienden de los cerros tras fuertes lluvias o desbordes de ríos, volvieron a deslizarse como serpientes de lodo por las calles de la ciudad, arrasando todo a su paso: viviendas, pertenencias, personas. También complicó la operación de aeropuerto de la ciudad.
 “Estoy más de cinco días varado en Trujillo. Tengo a mi familia que vive en una zona de Lima afectada por los huaicos pero no tengo comunicación. Somos más de 500 personas varadas aquí. No tenemos probabilidad de viajar. Sólo esperamos, no nos queda otra”, dijo a radio RPP el pasajero Ernesto Álvarez.
Las lluvias tampoco cesaban en el norte. En Piura, las calles volvían a anegarse tras el incesante llanto de “El Niño Costero“, un calentamiento del mar frente a la costa peruana, que genera alta evaporación y nubes cargadas. Las precipitaciones generan avalanchas desde las alturas andinas e incrementan el caudal de los ríos, que se desbordan y destruyen todo a su paso, en busca del mar.

Las autoridades mantienen en 72 la cifra de muertos desde enero a la fecha producto de las inundaciones, según dijo el primer ministro, Fernando Zavala. Se registran también 72.115 damnificados -es decir, que lo perdieron todo- y 567.551 afectados -que sufrieron daños menores-.
Publicar un comentario