El Cañero

12 de mayo de 2016

Rousseff, la primera mujer presidente de Brasil arrastrada al limbo político

La presidenta Dilma Rousseff fue suspendida hoy de su cargo para ser sometida a un juicio político, lo que la confinará a una especie de limbo político durante los meses que dure el "impeachment".
La "elegida" del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para sucederlo y prolongar el reinado del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que durante 13 años estuvo al frente del Gobierno de Brasil, quedará alejada del poder pero podrá seguir viviendo en la residencia presidencial en Brasilia.
A partir de ahora, la ex guerrillera y ex presa política, quien fue brutalmente torturada durante la dictadura militar (1964-1985), tendrá que preparar su defensa en el juicio para evitar su destitución definitiva tras convertirse en la primera mujer presidenta de Brasil.
Desde el Palacio de la Alborada, la dirigente de 68 años, nacida en Belo Horizonte el 14 de diciembre de 1947, trabajará por su absolución de los cargos de haber manipulado resultados contables del Gobierno y abierto créditos extraordinarios sin pedir autorización al Congreso, prácticas que violan la Ley de Responsabilidad Fiscal. La sesión para la votación definitiva sobre su futuro está prevista para septiembre.

La lucha de Rousseff, hija de un poeta y empresario búlgaro y una maestra brasileña, será en solitario. De la amplia coalición de apoyo que heredó en 2011 de su antecesor y padrino político, y que en 2014, cuando disputó la reelección, contaba con el respaldo de nueve partidos, hoy solo quedan tres aliados.
Publicar un comentario