El Cañero

7 de mayo de 2017

Emmanuel Macron se impone y gana la presidencia de Francia derrotando en segunda vuelta a Marine Le Pen

Y Francia dijo no, dice el diario El País, de España, al dar cuentas de la victoria en las elecciones presidenciales de Emmanuel Macron, un exbanquero europeísta y liberal, que frena la ola de descontento populista que triunfó en noviembre en las presidenciales de Estados Unidos y, antes, en el referéndum europeo de Reino Unido.
Refiere que al frente del nuevo movimiento En Marche, derrotó con rotundidad a Marine Le Pen, de la que dice ha estado alineada con el presidente estadounidense Donald Trump y el ruso Vladímir Putin. Macron, que a los 39 años será el presidente más joven de la V República, conectó con las ansias de aire fresco y renovación moderada de millones de franceses, y se benefició de amplio rechazo que suscita el partido de su rival, el Frente Nacional. Después del Brexit y de Trump, no habrá Le Pen.
Macron consiguió un 65% de votos, frente a menos del 35% de Le Pen, según las primeras estimaciones. Es la segunda victoria más amplia en la historia de la V República después la de Jacques Chirac ante Jean-Marie Le Pen, padre de Marine, en 2002.
La historia nunca se mueve en línea recta, ni sirven los relatos que todo lo abarcan, como demuestra la elección francesa de 2017. En el año del populismo y el nacionalismo, en una sociedades marcadas por el hartazgo con las élites, en un momento de escepticismo con el capitalismo de libre mercado y el orden liberal internacional, de crisis de la integración europea y de miedo a los inmigrantes y refugiados, Francia emprende otro camino.

Si hace unos meses, en el mundo convulsionado por la irrupción de Trump y la salida de Reino Unido de UE, alguien hubiese pronosticado que los franceses elegirían presidente europeísta y liberal, defensor de la globalización y partidario de la apertura de las fronteras a las personas y a las mercancías, habría pasado por un desinformado, o un incauto.
Publicar un comentario