El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

19 de agosto de 2016

CULTURA VIVA: LO CRIOLLO EN LA GUERRA RESTAURADORA

Por Lincoln López
Pintura de Alberto Bass sobre la toma de la Fortaleza
San Luis en Santiago
La Guerra de la Restauración es un periodo de la historia dominicana que comenzó el 16 de agosto de 1863 con el Grito de Capotillo, y que finalizó en 1865 con la salida de las tropas españolas de nuestro suelo patrio. Los historiadores han compilado las variadas causas que motivaron la misma, pero que las reduzco a tres:
Una, la económica (el estado de miseria de la población, monopolización del negocio del tabaco, los impuestos); dos, la discriminación racial manifestada en el desprecio y en el maltrato que recibían los dominicanos por parte de los españoles, prestar servicios voluntarios y gratuitos cuando el ejército español llegara a usufructuar una finca o conuco, y, tres, el sentimiento de lo criollo, es decir, se había ido cuajando en la conciencia del criollo la identidad nacional, que como se sabe, ella se va tejiendo poco a poco en un proceso cultural de años y en donde interviene el contexto local, como el medio ambiente, las costumbres que van surgiendo y otras desapareciendo, las guerras precedentes como la de Palo Hincado o la Independencia Efímera donde va conformándose una idea…luego una ideología más acabada como la que formuló Juan Pablo Duarte, y que tuvo su momento luminoso con la proclamación de la independencia el 27 de febrero de 1844, y, también contra esto, luchaban los españoles.
La comunión de esos y otros factores, hizo que la Guerra de la Restauración se extendiera rápidamente por el Cibao, y para el 6 de septiembre los restauradores habían llegado a Santiago y le daban fuego a la segunda ciudad en importancia del país “en un hecho único en la historia de las guerras de independencia latinoamericanas” como lo expresa Juan Bosch en su ensayo sobre este acontecimiento histórico, publicado en 1982. A seguidas se pregunta el destacado autor de Composición Social Dominicana: “¿Qué explicación puede haber para semejante rapidez en la acción?”. Respondiendo inmediatamente: “Una sola; que la guerra de la Restauración tuvo desde el primer momento el apoyo resuelto de las grandes masas del pueblo dominicano porque en ella se reunieron una guerra de liberación nacional y una guerra social”…, es decir, los criollos, coincidieron en estos dos puntos citados, y por eso, desarrollaron con éxito ese acontecimiento histórico.

El concepto de criollo ha ido evolucionando en el tiempo, aparece por primera vez en el siglo XVI, en el testamento de Juan Castellanos con relación al esclavo doméstico africano. En 1590 el padre Acosta lo utiliza para los nacidos de españoles en las Indias, mientras Inca Garcilaso de la Vega lo usa indistintamente para españoles y negros pero en sus Notas sobre la Cultura Dominicana (1979) el notable escritor Carlos Esteban Deive nos dice que el criollo o nacido en América, inició así un proceso de adaptación a la tierra y al clima que lo obligaron a rechazar la cultura de sus mayores para crear otra más acorde con su medio ambiente. Ese vivir diferente es el que da origen a la cultura criolla, distinta por tanto a la de los europeos que siguieron llegando al Nuevo Mundo. Esa cultura criolla fue un factor determinante para el triunfo dominicano en la Guerra de la Restauración. En otra entrega trataré la incidencia de otras culturas en el criollo dominicano.

No hay comentarios: