El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

12 de junio de 2020

Industria 4.0


Por Miguel Rone
La Industria 4.0 y su cuasi-sinónimo Cuarta Revolución Industrial, son expresiones que denominan una hipotética cuarta mega etapa de la evolución técnico-económica de la humanidad, contando a partir de la Primera Revolución Industrial.
La Industria 4.0 es un concepto que fue desarrollado desde el 2010 por el gobierno alemán para describir una visión de la fabricación con todos sus procesos interconectados mediante Internet de las cosas.
Esta cuarta etapa habría comenzado recientemente y su desarrollo estaría proyectado hacia la tercera década del siglo XXI. Hace más de 250 años que se inició en Inglaterra un fenómeno económico, social y tecnológico que los historiadores denominaron “Revolución Industrial”.
Aquel paso del taller a la fábrica, supuso el inicio de un proceso de transformación tecnológica con el que seguimos conviviendo.
La industria 4.0, es la actual revolución industrial, consiste en la digitalización de los procesos industriales por medio de la interacción de la inteligencia artificial con las máquinas y la optimización de recursos enfocada en la creación de efectivas metodologías comerciales.
Esto implica cambios orientados a las infraestructuras inteligentes y a la digitalización de metodologías, este proceso incidirá de manera más concreta el modo de hacer negocios. Las organizaciones deben identificar las tecnologías que mejor satisfacen sus necesidades para invertir en ellas. Si las empresas no comprenden los cambios y oportunidades que trae consigo la Industria 4.0, corren el riesgo de perder cuota de mercado.
La inteligencia artificial es señalada como elemento central de esta transformación, íntimamente relacionada a la acumulación creciente de grandes cantidades de datos (“big data”), el uso de algoritmos para procesarlos, y la interconexión masiva de sistemas y dispositivos digitales.
En la actualidad nos encontramos en los albores de lo que se conoce como la 4ª Revolución Industrial o Industrialización 4.0, donde se ha impuesto un nuevo concepto denominado “Internet de las Cosas”.
La Industria 4.0 implica la promesa de una nueva revolución que combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que se integrarán en las organizaciones, las personas y los activos.
Esta revolución está marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el Internet of Things (IoT), entre otros.
La invención de la máquina de vapor, la implantación de la producción en cadena, el descubrimiento de la electricidad, el uso del petróleo, la automatización de las fábricas y la aparición de los ordenadores e internet han ido modificando la industria y como consecuencia nuestra forma de vida.
Este nuevo concepto implica la interactuación de objetos, máquinas y personas entre sí, de forma remota, en cualquier lugar y en cualquier momento. El radical proceso de cambio está enfocado en satisfacer las necesidades del consumidor “On Demand”, lo cual supondrá una reingeniería, automatización y robotización casi total de los procesos productivos y logísticos.
Esta nueva manera de reorganizar los medios de producción, supondrá la puesta en marcha de multitud de “Smart Factories” cuyo objetivo es el dar una respuesta totalmente adaptada a las necesidades del proceso productivo y un aprovechamiento más eficiente de los recursos.
No obstante, esta revolución tecnológica de la industria, también plantea numerosas dudas, sobre todo relacionadas con el impacto sobre el trabajador: ¿se destruirán puestos de trabajo? ¿sustituirán los robots a las personas?
Hay una cosa que tenemos que tener clara, todos aquellos procesos susceptibles de ser automatizados lo serán, por tanto la pregunta más adecuada no es si los robots sustituirán o no a las personas, sino ¿cuál será el trabajo del futuro?
El concepto Industria 4.0  corresponde a una nueva manera de organizar los medios de producción más efectiva y automatizada. El objetivo que pretende alcanzarse es la puesta en marcha de un gran número de "fábricas inteligentes" o "smart factories" capaces de una mayor adaptabilidad a las necesidades y a los procesos de producción, así como a una asignación más eficiente de los recursos, abriendo así la vía a una nueva revolución industrial. Otra de las claves de este proceso es la idea de una creciente y adecuada digitalización y coordinación cooperativa en todas las unidades productivas de la economía.
estos conceptos escritos del profesor Gabriel Pazos, profesor del Máster en Project Management de EAE Business School, les ponen el punto a las I, dejamos al lector sacar sus propias conclusiones.

No hay comentarios: