El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

25 de diciembre de 2018

Norwegian, sin liquidez a 9 días de pagar parte de sus deudas


Por J. Calonge
Cuando IAG, la matriz de British Airways y de Iberia, anunció en la primavera pasada que compraba un paquete minoritario de acciones de Norwegian, con la intención de quedarse con la compañía, lanzó una oferta que fue rechazada por los noruegos. Pero IAG no vendió y dijo que se daba unos meses de plazo para cómo evolucionaba la compañía aérea, porque si la compra no era finalmente viable, se iría dado que no tenía intención alguna de ser accionista minoritario. En ese momento, Norwegian, de alguna manera aceptando sus problemas financieros, dijo que se daba hasta el 31 de diciembre para vender 140 de sus aviones y, después, alquilarlos a ese comprador. Una empresa debería facilitarles la liquidez por los aviones. Está llegando a su fin el periodo de gracia y sigue sin haber noticias de esta operación.
Para sorpresa de todos, el periódico danés Dagens Næringsliv informó esta semana que la compañía propietaria de Norwegian dispone de apenas unos días (nueve, hoy sábado) para obtener recursos porque tiene deudas que ha de pagar y para las cuales no dispondría de recursos suficientes. La compañía, es público, tiene un gran pasivo, derivado de sus compras de aviones, necesarios para acometer una expansión que carece de muchos precedentes en la aviación.
La prensa noruega cita a Martin Stenshall, del Danske Bank, afirmando que el primero de enero Norwegian tiene que afrontar pagos de deuda para los que necesariamente tiene que haber vendido varios de sus aviones. Si eso no ocurriera, si las deudas quedaran impagadas, es probablemente que los suministradores empezaran a pedir pagos al contado de los suministros fundamentales, una situación insostenible para una compañía aérea de importancia, que la sumiría en un caos operativo.
Probablemente, este es el momento que espera pacientemente IAG para ver cómo se desenvuelven los acontecimientos. Las cosas no han parado de complicarse para Norwegian, a quien, aparte de sus deudas, la mala fortuna la ha acompañado.
Por un lado, como muchos de sus rivales, Norwegian firmó acuerdos de futuro con los suministradores de combustible, para garantizarse un precio seguro. Esto significa que si el petróleo seguía subiendo, la compañía tendría asegurado un precio inferior. Pero el precio del combustible, en contra de lo previsto, ha bajado y la compañía ha quedado atrapada con precios superiores a los que realmente se pagan en el mercado. Esto no es la primera vez que le ocurre a una aerolínea que ha previsto un aumento del crudo para después llevarse un chasco monumental y costosísimo.
Encima, en este contexto, sólo le faltaba a Norwegian tener que sufrir el que ahora mismo parece interminable caos de Gatwick. La suspensión intermitente de vuelos probablemente esté haciendo un ‘siete’ en las cuentas de easyJet, el primer operador de la terminal londinense, pero seguramente a quien más daño hace es a Norwegian, a quien lo último que le hacía falta era una crisis así. Norwegian tiene base en Londres Gatwick para sus vuelos transoceánicos y, además, a ese aeropuerto vuelan todos sus vuelos desde Europa y Escandinavia.
La crisis de Gatwick supone, por un lado, pagar noches de hotel a los viajeros que se encuentran desplazados, significa recolocar a los viajeros en otros vuelos, y supone ingentes pérdidas en aviones desplazados a aeropuertos que no son los que tocan, asumiendo los costes de la tripulación, traslados, etcétera, porque cada vez que se suspende la operación, pilla a un avión acercándose a Londres, con necesidad de aterrizar en algún lugar. Todo gastos, perjudiciales para una compañía sólida como easyJet, pero puede que mortales para Norwegian.

No hay comentarios: