El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

17 de diciembre de 2016

ULTIMAS SEÑALES

Juan Rivero
El movimiento fue simple, ella se acercó y hundió el cuchillo una vez en el tórax, la discusión había tomado unos matices únicos esta vez; el cónyuge murió en el acto.
El agua subió bastante de nivel, empezaba a desbordarse, olas gigantes que el agua venía a arroparlo todo y así fue.
El primer instinto fue correr para alcanzar planos superiores. Entonces las aguas se retiraron tanto así que el océano descubrió todo lo ocultaba en su interior, se rebosaron las agua en otros países, ya no se podía volver atrás.
Sabiendo que las aguas volverían a su origen, seguí el consejo de Noé y entré en algo que flotaba. No valió de nada las aguas no volvieron.
Subir, subir y subir era la meta, seguir caminando hasta alcanzar el nivel más alto. Lo que antes era, ya no era. Estábamos en el antiguo Ecuador.
La niña permaneció catorce horas sumergida en el agua y sobrevivió, los policías que vinieron al rescate después del alerta, dicen que oían una voz que los llamaba y guiaba, la madre murió la bebé sobrevivió el accidente, ahora se recupera en un hospital en una recámara de cuidados intensivos.
Llegamos a un pueblo, había una casa de campo los que conmigo venían tomaron un descanso, yo seguía destrabando el impedimento que no nos dejaba continuar la marcha, la casa estaba hecha de madera y zinc, como pude empujando el armazón del techo logre moverlo de su sitio, para ya muchos dijeron que no continuarían la marcha.
Yo los conminaba a no dejarse vencer por el cansancio. Pensaban ellos que ya todo estaba bien, normal. Mi cuñada Gabriela y su hermana me ayudaron a empujar más el entramado del techo.
Entonces pude ver que las aguas se habían retirado y acomodado en otro nivel, allá afuera muchos se dedicaban a remover el cieno, de las estatuas y monumentos de una civilización antiquísima, podía distinguir lo que estaba aconteciendo en el otro lado hacia allí iría.
Todos me decían a viva voz ¡Siga usted, siga usted! Y solo seguí.


No hay comentarios: