El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

30 de diciembre de 2016

Aborto, fanatismo religioso y pérdida de feligresía


Denise Paiewonsky
elgrillo.do.- En estos días en que las iglesias continúan con su intenso activismo político contra la despenalización por causales recomendada en la observación presidencial del Código Penal, es bueno recordar la enseñanza católica oficial con respecto al aborto terapéutico, particularmente el principio del “doble efecto” al que recientemente ha hecho referencia el Arzobispo Ozoria (1).
Aunque los religiosos llevan años tratando de convencernos de que no se oponen al aborto terapéutico cuando éste es necesario para salvar la vida de la mujer, la realidad es que su definición de lo que resulta moralmente lícito en estos casos es tan, pero tan estrecha que, para todos los fines prácticos, es casi inexistente. Detrás del doble discurso orwelliano que destaca la loable intención de proteger tanto la vida de la mujer como la del feto se esconde la condición sine qua non establecida por el principio católico del “doble efecto”, el cual demanda:
 “Que el resultado deseado (salvar la vida de la madre) no sea el resultado de hacer antes una acción mala (abortar o matar al feto). Primero debe ser la acción buena o por lo menos debe haber simultaneidad entre ambos efectos. Ello significa que: es posible hacer algo por el bien de la madre que traiga como resultado la muerte del feto, pero no es permitido comenzar con la muerte del niño” (2).
En otras palabras, el principio inviolable de la Iglesia con respecto al aborto terapéutico sigue siendo que “la destrucción directa e intencional de un bebé en el seno materno, es gravemente inmoral en todas las circunstancias” (3), aun cuando dicha acción sea necesaria para salvar la vida de la mujer, como bien vimos en el caso de Esperancita. El hecho de que, desde la perspectiva católica, la vida de la mujer tenga un valor equiparable al de un embrión (o hasta un óvulo fecundado) no es tanto evidencia de la devoción católica por la vida como de su desdén por las mujeres. Esto se percibe por igual en la indiferencia con que la Iglesia desestima las razones por las que una mujer violada o portadora de un feto inviable podría decidir no llevar a término un embarazo. A los santísimos padres ni les pasa por la cabeza considerar la situación de estas mujeres, ni sus deseos, ni las consecuencias de llevar a término embarazos en estas circunstancias, antes de emitir sus mandatos inapelables.
Nada ilustra mejor la postura católica sobre el aborto terapéutico y su valoración real de las mujeres que el culto necrofílico que rinde la Iglesia a aquellas que voluntariamente elijen la muerte antes que la interrupción del embarazo. En el internet hay toda una subcultura de homenaje a estas mujeres, donde con macabra fascinación se detallan listas interminables de estas mártires de la misoginia católica a las que llaman “madres coraje” (4). La santa patrona de este culto insólito es la italiana Gianna Beretta, muerta en 1963 y canonizada en el 2003, cuya hija fue invitada de honor del Papa Francisco al Encuentro Mundial de las Familias el año pasado (5). Otras figuras destacadas del culto son María Cecilia Perrín, una argentina fallecida en 1985 que ya fue declarada Sierva de Dios, primer paso en el proceso de canonización; Rita Fedrizzi, exaltada por el Vaticano en el 2005; y Carla Levati, fallecida en 1993 y ensalzada en múltiples ocasiones por Juan Pablo II, que destacó su decisión de dejarse morir como “una señal de esperanza” y un “pacto de amor”. L’Osservatore Romano, vocero oficial del Vaticano, calificó su decisión como “un gesto profético…un gesto realmente bello” (6).
El grueso del liderazgo evangélico nacional mantiene exactamente las mismas posturas retrógradas con respecto a la despenalización por causales. Al igual que la jerarquía católica, se trata de una élite exclusivamente masculina que se arroga el tradicional derecho patriarcal de decidir los destinos de las mujeres sin considerar ni por asomo sus necesidades, derechos o deseos. Pero a diferencia de los católicos, los evangélicos no están obligados a la obediencia doctrinal absoluta, lo que explica que en estos días uno de sus representantes más reconocidos a nivel de opinión pública se haya atrevido a disentir (7).
La preocupación de este líder disidente no es el bienestar o la vida de las mujeres –a quienes niega de plano el derecho a participar en la toma de decisiones sobre el aborto- sino la posibilidad de que el medievalismo rampante de sus correligionarios “aleje a la juventud y a la clase pensante de la confianza en la Iglesia”. Bien harían los jefes religiosos en prestarle atención, vista la pérdida imparable de feligresía católica en la República Dominicana, que en menos de una década se redujo en más de 15 puntos porcentuales (de 68% en 2008 a 52% en 2014); por su lado, y tras décadas de crecimiento sostenido, el porcentaje de evangélicos se ha estancado en alrededor del 25% de la población desde el 2010 (8). El único sector que muestra un crecimiento vigoroso es el de los no creyentes/no afiliados, que según la misma fuente se duplicó durante el período, pasando del 10% de la población en el 2008 al 22% en el 2014.
Y nuestro país no parece ser un caso aislado: un estudio recién publicado de Datafolha revela que en apenas dos años el porcentaje de católicos brasileños se redujo en diez puntos porcentuales, pasando del 60% de la población en el 2014 al 50% en el 2016, lo que equivale a una pérdida de 9 millones de feligreses (9). Lo más notable es que, a diferencia de años anteriores, la pérdida de feligresía católica no se tradujo en incrementos para otras iglesias, sino para los que no profesan ninguna religión, que aumentaron del 6% al 14% en esos dos años.

La reafirmación por las autoridades religiosas de posiciones no solo anacrónicas sino francamente ofensivas en torno al aborto podría acelerar estas tendencias, sumándose a los efectos del recambio generacional, los avances en la educación y el creciente acceso al internet. Al menos nos quedaría ese rayito de luz en medio del oscurantismo de los líderes religiosos y sus socios congresionales, empeñados como están en negar a las mujeres el derecho a “la dignidad, la integridad y la propia vida” (10).

No hay comentarios: