El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

6 de febrero de 2017

MI ÚLTIMA DECEPCIÓN

Romelio García
Uno de los artículos de éste blog, que escribí bajo el título GRAN DECEPCIÓN, fue mi desencanto del Partido de la Liberación Dominicana, lo cual siempre sospeché que ocurriera tan pronto esa entidad política decidió la famosas apertura, que no fue otra que desviarse de los principios éticos y morales que le imprimió el líder fundador desde su visión y a partir del tipo de sociedad en que vivimos. Nunca antes nuestro país conoció un partido político con tan claros principios y con tales características organizativas, motivo de reconocimiento hasta por sus adversarios. Sin embargo, "el amor y el interés se fueron al campo un día, más pudo el interés, que el amor que se sentía".
Hoy escribo el presente artículo, precedido de otros dos como condicionantes, titulados LA CREDIBILIDAD EN LA POLÍTICA y EL LÍDER AUTENTICO. Digo que son condicionantes, porque ha sido mi interés en que se entienda por qué he tenido que abandonar las filas del partido Alianza País que preside Guillermo Moreno. El título del presente artículo no antepone a la palabra decepción el adjetivo gran, porque mi actitud no refleja sorpresa alguna, sino que es la de algo que se veía venir. Tal vez para los otros doce miembros que han dejado esa entidad, lo puedan asumir de otra manera. Lo cierto es que hay una crisis de credibilidad difícil de enfrentar por los políticos, a tal punto que los lleva a la desesperación y terminan incurriendo en los mismos errores ya tradicionales, sin encontrar discurso apropiado para seguir engañando.
Todo cuanto digo en los dos artículos condicionantes ha ocurrido en Alianza País. El líder ha participado ya en tres procesos electorales como candidato presidencial, dos de ellos por
Alianza País, pero a todo lo largo de los últimos seis años, desde su fundación, ese partido no experimenta crecimiento real, en parte por lo difícil de lidiar en medio de una crisis de credibilidad, pero también por errores de origen sin ser enmendados, como por ejemplo, no renovar cuadros dirigenciales atendiendo a los mandatos estatuidos. Los coordinadores regionales son los mismos desde la fundación, así como los coordinadores provinciales, todos miembros de la Dirección Nacional. Entre otros errores está el querer parecerse al PLD de la etapa bochista y considerarse a sí mismo libre de impurezas, queriendo marcar una diferencia abismal con los tradicionalismos y hacerlo su bandera sin contar con los recursos humanos calificados para sostener tal distinción.
Es cierto que en un país pequeño como el nuestro, una nueva organización política tiene que nutrirse de lo que está disponible, por lo cual es inevitable formarse con personas que hayan pertenecido a cualquiera de las demás organizaciones del espectro partidario. Sin embargo, eso no significa  que esté  en disposición  de aceptar a todo el que quiera, sino todo el que pueda o califique,  a fin de  mantener a raya  el oportunismo  que siempre está  en alerta. A alianza país  le faltó ese  decantador o  cedazo. EL organismo  de LA ROMANA, al que pertenecí,  es ejemplo de oportunismo en una  parte de su dirección,  esa que logró  maniobrar para   concentrar la toma  de decisiones ,  tanto en el  proceso electoral  del año 2012,  como el del año 2016. En el primero no hubo transparencia  en el manejo  de  los fondos que fluyeron para  cubrir la campaña,  mientras que en el segundo,  a pesar de  tomar  las   previsiones por parte  de un grupo de dirigentes ,  que elaboraron un manual de   procedimiento  se   repitió la falta de transparencia para lo cual se desconoció EL MANUAL y los recursos se entregaron    directamente AL PRINCIPAL DIRIGENTE PROVINCIAL. Este manejó   dichos fondos   a su  propio criterio con el aval  de la  comisión política nacional, a travez del coordinador regional.
Otra acción violatoria   de los métodos y normativas   lo constituyo la escogencia de los  candidatos  provinciales y municipales. Tres dirigentes  se abrogaron   el derecho de formar una comisión de   contactos con figuras extrapartidaria, concediéndoles mas de la mitad de las candidaturas, incluidas las más importantes, en un solo sector religioso  procedente, por disidencia, del Partido Quisqueyano Demócrata cristiano (PQDC) que se había negado a concedérsela. La candidatura por el Distrito Municipal La Caleta, se le otorgó inconsultamente a un empresario que terminó invirtiendo algunos millones de pesos en una campaña tan estridente, que llegó a equipararse a la del PLD. Si todo eso no es más de lo mismo, aquí en La Romana...
Ingenuamente creímos que estas cosas no eran del total conocimiento de Guillermo Moreno, por lo cual abrigábamos la esperanza que, al ser informado formalmente, éste actuaría en consecuencia. Pusimos en sus manos todo lo necesario para  intervención, pero prefirió documentarse mediante una comisión exploratoria que impuso la regla arbitraria de que su veredicto tendría que ser acatado !sin apelación!, Pero tal veredicto no se fundamentó en investigaciones con la intención sincera de aplicar sanciones a las violaciones, por el contrario, determinó que "hubo  muchas violaciones a los estatutos, si los aplicamos, quedarían muy pocos...los que no estén conformes, pueden irse si quieren, estamos dispuestos a quedarnos con dos, si es posible". Lo que no llego a comprender es, el por  qué no se prefirió quedarse con pocos aplicando los estatutos, mientras se estaba en disposición de quedarse con dos, si fuere necesario. Tampoco se puede entender cómo se puede hablar de transparencia y democracia interna tomando medidas de esa naturaleza.
Alianza País y Guillermo Moreno, se dejaron vencer por la desesperación de no perder el reconocimiento y quisieron crecer fantasiosamente captando votos a como diera lugar, y la estrategia de incorporar religiosos en La Romana, por lo menos en la cantidad que lo hicieron, estoy seguro que revirtió una tendencia favorable, de no haber incurrido en ese error, bajo la creencia de que la plaza romanense es predominantemente evangélica. Esto alejó las intenciones de  católicos episcopales, mormones y adventistas, quienes son una importante población,  que  vieron cómo predominó la iglesia Asamblea de Dios en las boletas del segundo y tercer nivel. El primer nivel, es decir, el presidencial, con respecto a los resultados del año 2012, aumentó nada más 640 votos. Recuerdo cuando trataban de justificarnos la escogencia de ese grupo de cristianos, aseguraban que esa iglesia evangélica garantizaba alrededor de cuarenta mil votantes. El registro en nuestro padrón electoral de La Romana, consta de cientos catorce mil votantes. Pero los resultados adversos, han querido justificarlos con el fraude nada más, exonerando de responsabilidades al equipo que tomó todas las malas decisiones que, con fraude y sin fraude, habría sido un rotundo fracaso.

En mis palabras de despedida, ante el pleno del organismo provincial, hice una separación de lo político y lo personal, aún lo mantengo. Pero dada mi participación protagónica en las más difíciles situaciones, no puedo saber qué ha quedado en el ánimo de los que aún permanecen en el organismo, principalmente en aquellos que tuve que señalar como responsables de los conflictos, ya por falta de transparencia, ya por fomentar grupismo dentro de la organización. Sea cual sea el caso, estoy seguro que actué apegado a lo institucional, con la lamentación de poder comprobar inexperiencia y falta de carácter en el máximo liderazgo. Quisiera estar equivocado, pero la fuerza centrífuga de la población, que ya está despertando, succionará a todo el sistema de partidos políticos, porque no hay manera de recuperar credibilidad alguna. Sólo un Pueblo empoderado, con un liderazgo espontáneo surgido de la dinámica social, pondrá las cosas en orden, con justicia y para siempre.

No hay comentarios: