El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

7 de febrero de 2017

El Seíbo, provincia con espectaculares saltos agua

MANUEL ANTONIO VEGA
Texto y fotos
SALTO LLOVEDERA EN EL CEDRO DE MICHES
EL SEIBO.- Esta ciudad no solo es la ciudad más antigua del Este (1502), sino además, la que en sus escarpadas montañas se avistan los saltos o cascadas de agua más espectaculares del país
CASCADA BLANCA
Aunque desconocidos por la generalidad de sus habitantes, por los escabrosos de los caminos para llegar a ellos y por estar bien oculto en la Sierra de El Seíbo, son además, verdadero refugios de vida silvestre.
Hay que ser un aventurero extremo para visitar los saltos La Jalda, Cocuyo, Jayán, Camarón, Llovedera, Salto Grande, El Jobo, Yagrumo y otros que se ocultan en la cola de la Cordillera Oriental.
Representan una reserva de fauna y flora de suma importancia para la República Dominicana.
Los Saltos de Miches, principalmente La Jalda, Llovedera, Brazo Corto, Jayán, Cascada Blanca y El Cedro ofrecen variadas alternativas para vivir la naturaleza.
Se realizan travesías en 4x4; actividades de supervivencia en plena selva; Turismo de Estancia con cabalgatas, caminatas, paseos en jeep, y el mejor servicio artesanal y casero.
Son opciones para el disfrute ecoturístico, que se han ido abriendo al ojo del desarrollo del turismo de montaña en el Este del país.
BRAZO CORTO ES UNA ESTRUCTURA DE ROCAS Y AGUA
Esta es la mejor época para conocer los saltos o cascada, ya que las lluvias permiten que el agua fluya más.
La recomendación es que te acompañes de algún guía oficial para emprender los caminos que te llevarán por los senderos del placer y el disfrute de la naturaleza.
Las aguas termales  y gélidas de La Jalda, Llovedera, El Cedro, Cascada Blanca, Jayán, son producidas, quizás, por los copiosos bosques que les aguardan.
Las aguas le llegan del paso subterráneo que entrelazan la cordillera Oriental.

Introducirse en las montañas y descubrir las chorreras que se desprenden de las alturas de las escarpadas montañas y que golpean las rocas y copas de los árboles, humeando en su caída, es sencillamente espectacular.

No hay comentarios: