El Cañero

Cañero_186-1 by Miguel Rone on Scribd

1 de septiembre de 2018

El funeral de John McCain se convierte en una lección de convivencia política y un regaño a Donald Trump


En las exequias del senador en la Catedral Nacional de Washington DC, todos los oradores destacaron la necesidad de seguir el ejemplo del fallecido senador para adecentar el debate político, una clara referencia a la polarización que se alimenta desde la Casa Blanca.
CARLOS CHIRINOS VÁSQUEZ
WASHINGTON DC.- El funeral de John McCain en la Catedral Nacional de Washington DC fue una ceremonia fúnebre, lógicamente, pero también fue una lección de civismo democrático impartida por los oradores que se sucedieron en el podio para destacar la vida del fallecido senador, quien, en ese sentido, parece haber cumplido cabalmente con su último deseo.
Cada mensaje dicho por quienes tomaron la palabra parecía dirigido a denunciar y contrarrestar el veneno que ha esparcido en el discurso político el gran excluido en estos tres días de homenajes al senador: el presidente Donald Trump.
McCain organizó personalmente sus exequias con la intención de enviar un mensaje al país, destacando la necesidad de buscar espacios comunes para superar lo que consideraba la peligrosa polarización que experimenta EEUU y que se alimenta a diario desde la Casa Blanca.
Trump no fue invitado, mientras que sus tres predecesores sí lo fueron: Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, estos últimos los dos que le impidieron al senador coronar con la presidencia sus cuatro décadas de una carrera política que terminó la semana pasada con su muerte por un cáncer cerebral a sus 81 años.
La referencia más directa al ausente la hizo la primera en hablar, Meghan McCain, hija del senador, quien estuvo muy cerca de nombrar al presidente ausente al usar su famoso lema de campaña para criticar el clima polarizado del momento.
 “ El EEUU de John McCain no tiene la necesidad de ser hecho grandioso de nuevo, porque EEUU siempre fue grandioso”, dijo McCain en un tono que sonó impaciente, la mirada dura hacia los asistentes, entre quienes estaba sentada la hija de Trump, Ivanka, junto a su esposo y también asesor presidencial, Jared Kushner.
Fue un momento que rompió la luctuosa solemnidad con la que se venían realizando las exequias al arrancar el aplauso de los 2,500 personas que fueron invitadas a asistir a la ceremonia, que, aunque era privada, fue transmitida por televisión.
Obama durante el funeral de John McCain: "Hay cosas más grandes que el partido, la ambición, el dinero, la fama o el poder"
 “Después de todo lo dicho y lo hecho, nunca dudamos que estábamos en el mismo equipo”, dijo el expresidente Barack Obama, el último de los oradores que convocó el propio McCain para que hablaran en sus exequias, al explicar cómo la rivalidad entre ellos, que los llevó a competir por la presidencia en 2008, siempre estuvo fundamentada en el mutuo respeto.
“Tanta de nuestra política puede parecer pequeña y mezquina. Explotando rimbombancia e insultos, falsas controversias y ultrajes impostados. Es una política que pretende ser valiente y dura, pero en cambio nace del miedo. John nos pidió que fuéramos más grandes que eso, para ser mejores que eso", dijo en su mensaje de unos 20 minutos en el que alabó al desaparecido senador.

No hay comentarios: