El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

2 de septiembre de 2018

Hipólito: "El PLD ha endeudado a RD de manera rampante e irresponsable"


POR: NOTICIAS SIN
SANTO DOMINGO.- El ex presidente Hipólito Mejía Lanzó este domingo su pre candidatura donde en 19 minutos en cadenas de radio y televisión habló de su proyecto político.
Mejía acusó al PLD de aumentar el endeudamiento en un nivel que consume más del 50 por ciento del presupuesto del Estado para pagar esos empréstitos
Hipólito estuvo acompañado de su esposa, Doña Rosa de Mejía, de sus nietos, así como amigos y seguidores de su proyecto político.
El discurso fue facilitado a Noticias SIN por Eddy Olivares, quien es su vocero.
Discurso íntegro:
Pueblo dominicano:
Me dirijo al país en un momento crucial para el destino de la República Dominicana.
Lo haré, como es mi costumbre, apegado a la verdad, con la esperanza de  que mis palabras contribuyan a mejorar el presente y a construir un mejor futuro para nuestras familias, a través del trabajo honesto.
Los ciudadanos dominicanos estamos obligados a escoger entre la esperanza y el miedo; entre el orden y el desorden; y entre la seguridad y el caos.
Esa elección significa hacer, de una vez por todas, los cambios que nuestra sociedad necesita.
Por supuesto, no es la primera vez que los dominicanos enfrentamos desafíos que nos obligan a tomar decisiones trascendentales.
En efecto, a lo largo de la historia, hemos luchado para hacer realidad esta patria, sembrando nuestro suelo con amor, sudor y sangre, para cultivar nuestro ideal libertario.
Hemos sabido defender nuestra soberanía con coraje frente a agresores extranjeros, todo ello en la esperanza de poder vivir en una nación justa y próspera.
Sin embargo, hoy nuestro futuro está amenazado por una paradoja que ha sido creada por un grupo encabezado por el Partido de la Liberación Dominicana.
Permítanme explicar, con la franqueza que me caracteriza, en qué consiste esa paradoja.
Me refiero a que, a pesar del crecimiento económico, la mayoría de la gente siente en carne propia cómo la calidad de sus vidas se deteriora, empujada por la corrupción, la impunidad y la inseguridad que nos afecta.
La mayoría está agobiada por la falta de empleos y el irresistible costo de la vida.
Todos sentimos el miedo creado por la violencia, especialmente la violencia contra la mujer.
Mientras eso ocurre, nos sentimos indignados cuando un grupo nos estruja en la cara su mal habida riqueza, y sus fortunas acumuladas sustrayendo la riqueza del pueblo dominicano.
A esos indolentes que se roban los recursos públicos, la gente les pregunta una vez más:
¿Dónde está su proclamada vocación de servicio al pueblo?
Hasta ahora, la hiriente respuesta de ese grupo ha sido la arrogancia, la ostentación y la prepotencia.
La desbordada soberbia de ese grupo le conduce a violar todas las normas civilizadas, tanto las de la ley como las de la moral y la decencia.
Es oportuno preguntar, ¿Qué tenemos que hacer para poner fin a esta desgracia y retomar el camino del orden, de la decencia, de la ley, para convertir en realidad nuestra esperanza?
Para alcanzar ese objetivo, solo nos queda el camino genuinamente democrático: la movilización de los ciudadanos.
Esa movilización está llamada a marcar el comienzo de una transición necesaria para lograr que la República Dominicana sea un país próspero y justo, como quiere la gente.
Ahora bien, ¿Qué significa la transición necesaria?
La transición significa, en primer lugar, tener instituciones sólidas, integradas por personas idóneas, honestas, independientes y con genuina vocación de servicio.
La creación de instituciones fuertes y transparentes garantizaría el cumplimiento estricto de las Leyes y la aplicación del régimen de consecuencias que ellas establecen.
Eso es especialmente importante en el campo de la justicia.
Hoy, todas nuestras instituciones están secuestradas por el Partido de la Liberación Dominicana, que solo las usa para su beneficio particular.
En segundo lugar, la transición consiste en la lucha decidida y frontal contra la corrupción y la impunidad. El principio de tolerancia cero frente a esos dos males debe ser un componente esencial de la transición.
Ese combate contra la corrupción y la impunidad tenemos que librarlo, caiga quien caiga...

No hay comentarios: