El Cañero

7 de abril de 2016

Los Románticos: Una especie en vía de extinción

Miguel Rone

En la actualidad vemos como la inversión de valores ha traído consigo cambios en que se nota la desaparición del romanticismo, tanto en el hombre como en la mujer. Ya no vemos aquel signo del enamorado que se mantiene a la expectativa de que aparezca la mujer añorada para decirles algún piropo a soltar algún requiebro amoroso. Y yo me pregunto y para que tanto progreso y tanta tecnología, estamos en la ERA de la competencia, pero no en la competencia de los buenos modales y mucho menos en los gestos de delicadeza, todo ha quedado en el olvido… 
El ROMANTICISMO solo aparece en un archivo muerto...y esto es de parte y parte....el amor es lo que mueve todos los sentimientos buenos... en donde está.
Ya suenan raros los requiebros, así como los piropos y galanteos que conocíamos desde nuestra pubertad (9 a 15 años) hasta nuestra adolescencia. Eso era parte de nuestra cultura, donde románticamente expresábamos con dulzura nuestras admiración, atracción y gusto por el sexo opuesto. Una flor o un par de Rosas, eran de los principales galanteos que realizaban esa clase de Romanticos. Ya las flores han pasado a un tercer o cuarto plano, entre los regalos que se hacen a las pretendientes. Lamentablemente nos tildan de anticuados (Pero sigamos siendo románticos).
Ahora resulta tan cursi, empalagosos y hasta pueriles estos galanteos, pues ya no son valorados como la expresión de sentimientos que puedan llevar a una relación sana y duradera, cuando expresan un amor incalculable. Antes no existía tiempo ni espacio para pensar en la amada y mas cuando no era correspondido, a eso le llamábamos el Amor Platónico. Un amor que solo lo conocía la persona enamorada.
 Es  en la pubertad, cuando los chicos tienen entre 9 y 15 años, que los niveles de testosterona empiezan a aumentar y se multiplican por veinticinco (en biología es una cifra enorme), lo que empieza a activar los circuitos cerebrales de la persecución sexual. En la hembra, el estrógeno y la progesterona también suben mucho y su misión es atraer a los hombres. A tal punto que la galantería en el hombre y la coquetería natural de la mujer se nota en cada movimiento.
Luego en la adolescencia La mujer entra a la etapa del casamiento o sea busca pareja, el hombre aumenta su afán de conquistas, para esto se inventa los mas disimiles trucos para galantear la pretendida hasta hacerla “Suya”.
Las mayores actuaciones de los románticos aparte de los requiebros y galanteos, eran aquellas serenatas, donde acompañados de Juglares y cantores nos hacíamos presentes en las madrugadas con canciones que expresaban nuestros sentimientos. Ahí comenzaba a dar a conocer el amor que sentía por un ser querido y así expresaba al mundo los sentimientos que les embargaban.
Pero no significa esto que los hombres no puedan tener comportamientos románticos y ser atentos con el sexo contrario. Es más, forma parte del cortejo, aunque este cortejo forma parte del deseo sexual, el requiebro no es mas que la expresión de admiración que generalmente dirige un hombre a una mujer, como manifestarle siempre a una mujer; lo bella que es, los gestos de admiración y los sentimientos que se albergan hacia ella.
Publicar un comentario