El Cañero

14 de abril de 2016

Peligra la libertad de prensa global

La presión de los gobiernos aumenta la “autocensura”


PARÍS (EFE).— La libertad de prensa afronta un deterioro global profundo y preocupante, particularmente a causa de la represión gubernamental de las libertades y del control de los medios de comunicación públicos, indicó ayer la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La información se desprende de la clasificación de la libertad de prensa que la organización publicará el próximo día 20 en su edición de 2016.
Como avance de ese informe, el deterioro de la libertad de prensa se registró en todos los continentes, indicó RSF, que señaló que en América Latina el índice empeoró 20.5 % “lastrado por los asesinatos y los ataques a periodistas en México y en América Central”.
La organización indicó en el comunicado que en países como Turquía o Egipto se ha incrementado la represión de las libertades por parte de los gobiernos, mientras que en otros, como Polonia, se ha aguzado el control de los medios de comunicación públicos.
El aumento de la inseguridad en naciones como Libia, Burundi y Yemen y la presión de las ideologías, principalmente religiosas, y la propaganda, debilitan la información independiente tanto en los medios públicos como en los privados, según RSF.
Deterioro
El índice mundial de libertad de prensa, que la organización elabora en 180 países desde 2013, muestra un deterioro del 3.71% durante 2015 frente al año anterior y del 13.6% desde la primera clasificación.
Las restricciones en el acceso a internet y la destrucción de oficinas o imprentas de medios críticos con el poder han sido algunos de los ataques contra la libertad de prensa que más han crecido desde el pasado informe, subrayó la organización.
La promulgación de leyes que castigan a los periodistas por delitos como insulto al presidente, blasfemia o apoyo al terrorismo fueron otro de los principales ataques registrados.
Como consecuencia de estas presiones, los profesionales de la información tendieron de forma creciente a la “autocensura”, un indicador que empeoró 10% entre 2013 y 2016, precisó RSF.
La libertad de prensa cae en todos los indicadores que establece el informe: pluralismo, independencia de los medios, ambiente y autocensura, marco legal, transparencia, infraestructura y agresiones.
Publicar un comentario