El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

3 de mayo de 2014

Ucrania sigue con ofensiva contra prorrusos en el este del país

El Ejército de Ucrania prosigue con su ofensiva contra los separatistas en el este del país, en Kramatorsk. Hoy expulsó a los prorrusos de varios edificios oficiales en la ciudad, uno de los bastiones insurgentes en la región de Donetsk.
 “Solo resistimos en la plaza central. El resto fue tomado por la Guardia Nacional y (la organización ultranacionalista) Sector de Derechas”, aseguró un portavoz insurgente a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.
Los milicianos prorrusos, que controlaban varios edificios gubernamentales en Kramatorsk desde mediados de abril, se preparan para un ataque contra sus posiciones.
Con la ayuda de blindados y francotiradores, fuerzas leales a Kiev retomaron el edificio del Servicio de Seguridad de Ucrania, uno de los trofeos más preciados de los insurgentes.
Además, liberaron la torre de televisión, donde han suspendido las emisiones de los canales rusos y han reanudado la transmisión de la televisión nacional, según medios locales.
“Avanzamos en Kramatorsk. Bajo intenso fuego terrorista. Hay combates”, afirmó hace unas horas Arsén Abákov, ministro del Interior ucraniano, en su página de Facebook.
Tropas ucranianas rodearon tanto Kramatorsk como Slaviansk, la plaza fuerte de las milicias prorrusas, según Abákov, quien pidió a la población civil de ambas localidades que no salga de sus casas.
“Interceptada una comunicación por radio. Dieron la orden a un grupo de terroristas de vestirse de negro y disparar contra los civiles haciéndose pasar por policías ucranianos. Las fuerzas especiales han recibido la orden de abortar esa provocación”, añadió.
Según el Centro Antiterrorista de Ucrania, cinco soldados habrían muerto en la operación contra los insurgentes lanzada en la madrugada del viernes en Slaviansk, donde los prorrusos también controlan varios edificios oficiales.
En tanto, el Kremlin acusó hoy a las autoridades de Ucrania de “tener las manos manchadas de sangre” tras la muerte de 46 personas en el incendio y las grescas que se registraron ayer en la ciudad ucraniana de Odessa.
 “Las autoridades de Kiev no solo son directos responsables, sino que son cómplices directos de esas acciones criminales. Tienen las manos manchadas de sangre”, afirmó Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin, citado por las agencias locales.
Sobre esta situación, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reclamó hoy una investigación rápida sobre la muerte de decenas de personas en la ciudad ucraniana de Odessa y reiteró sus llamamientos al diálogo para resolver el conflicto en el país.
 “El secretario general está profundamente triste por la trágica pérdida de vidas en los choques violentos de ayer en la ciudad de Odessa”, señaló su portavoz a través de un comunicado, en el que trasladó sus condolencias a las familias de los fallecidos.

No hay comentarios: