El Cañero

22 de marzo de 2018

¿POR QUÉ SOMOS TAN POBRES EN HIGÜEY?


POR FRANCISCO AMÉRICO.
LA ALTAGRACIA.- Somos pobres en Higüey porque no creemos en nosotros mismos y delegamos nuestro poder de autoridad, y nuestros derechos a líderes que creemos providenciales que no son tales, porque ningún líder tiene todas las respuestas tampoco ningún político tiene la respuesta lógica para administrar con eficiencia una población como Higüey, una sociedad con tantas complejidades.
Todo esto ocurre, porque no creemos en la libertad de los individuos, tendemos a confiar en ideologías voluntaristas o personajes populistas para la solución de nuestros problemas, no creemos en nosotros mismos solo estamos a expensa a las riquezas foráneas como paliativo para salir del cerco  del atraso.
Como no creemos en nosotros, nos hemos convertido en esclavos sutiles, deshonestos, ya que quisiéramos la riqueza de otros, lo que nos ha llevado a justificar la corrupción.
Como no creemos en nuestro potencial como pueblo, se han creado redes poderosas, que estrangulan a nuestra población cultural y económicamente donde casi no existe la clase media y los pobres son más pobres, desembocando así la perpetuidad de la Provincia La Altagracia. ¿Por qué somos así actualmente en nuestra sociedad? No existe igualdad de oportunidades, porque unos quieren la igualdad anti natura, o sea, siendo egoístas, así tomando todas las oportunidades como si fuesen suyas.
Somos ricos pobres, porque creemos en el realismo mágico de la novela y las palabras, unidos al tren que se desplaza en los rieles con todos los asientos ocupados, donde ya tú no cabes y solo recibes ruidos de cuando cruza.
En la Provincia La Altagracia vivimos en un modelo que ya no sirve, que no da respuestas porque es incapaz de interpretar la complejidad de la sociedad de hoy. Lo mismo ha ido creciendo por la inexistencia de una interacción que sea capaz de vencer el caos; donde dejemos de vivir en una población sin leyes donde todo vale, tenemos que apostar a una sociedad donde los hombres no sean semi-dioses.

Publicar un comentario