El Cañero

13 de marzo de 2018

HENRY MOLINA, LIDER SINDICAL DOMINICANO -Extracto-


José Gómez Cerda
A Luis Henry Molina Peña., hijo
De Henry Molina se pueden escribir varios libros, en esta ocasión voy a narrar nuestras relaciones entre 1957 al 1965,  que se mantiene intacta hasta la fecha.
Nos conocimos durante la dictadura de Trujillo, en 1957, cuando él era miembro del Comité de la Acción Católica y  yo Presidente de la Juventud Obrera Católica-JOC, en la Iglesia San Juan Bosco, en Santo Domingo.
Yo acababa de llegar de Santiago de los Caballeros, buscaba un ambiente religioso, en una ciudad capital, donde la juventud tenía muy poco espacio para una vida espiritual. Mi amigo Ramón Vásquez, oriundo como yo del barrio Baracoa,  me había orientado, él me integró a una Cooperativa de consumo en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, y me ingresó a la JOC,  en la Iglesia San Juan Bosco.
Henry iba a las reuniones de la JOC, acompañado de Pablo Nadal, que era también miembro de la Acción Católica. Otros miembros de ese organismo eran Milagros Pratt y Juan José Ayuso.
Juntos leímos dos libros que eran prohibidos por la dictadura, que eran: El Coraje de Vivir, de Maxence Van der Meer, una biografía de José Cardijn, fundador de la JOC Internacional, y En la Escuela de lo Social, sobre la situación social en la España de Franco.
En la JOC compartí con Porfirio Zarzuela, Luis Genion Power, Luis Lantigua, Ramón Vásquez, Javier Prensa, y otros valiosos jóvenes.
En 1958 por problemas político contra la dictadura de Trujillo salí al exilio y me instalé en Nueva York, un año después lo hizo Henry Molina, ambos trabajamos en la Juventud Obrera Católica, de Nueva York, en la sección hispana, donde yo era el Presidente y Henry encargado de Relaciones Internacionales.

Publicar un comentario