El Cañero

6 de junio de 2017

Estaba en unas vacaciones soñadas y falleció en la arena por algo que muchos hacemos

Lanna Hamann, de 16 años, se desplomó en la arena y falleció en el acto ante la desesperación de sus seres queridos.
La muerte es algo impredecible. Salvo que tengamos alguna enfermedad mortal con un diagnóstico médico, nadie sabe con exactitud el momento en el que dejará este mundo. Sin embargo, constantemente nos recomiendan llevar una vida sana, con alimentación saludable y evitando la comida chatarra o aquellas rutinas nocivas para nuestro organismo.
Quizás era eso lo que motivaba a la joven Lanna Hamann de 16 años para mantener una vida sana. Lamentablemente, ni siquiera su excelente estado físico, ni su afición al deporte fueron suficientes para evitar su muerte de un infarto.
La historia publicada por la revista Time cuenta que la chica se trasladó hasta México para pasar las vacaciones junto a su familia y algunos amigos cercanos. La joven se encontraba en plena playa disfrutando cuando se desplomó, provocando la desesperación de sus seres queridos quienes no podían creer lo que ocurría. Los paramédicos arribaron de inmediato, pero no fue suficiente. Lanna falleció y sus familiares quedaron con un profundo dolor.
A pesar de aquello, los padres de la chica quisieron dilucidar el porqué de la repentina muerte de la joven, encontrando la justificación en la desmedida ingesta de bebidas energéticas en aquella jornada. Lanna no quería perderse nada, y para mantenerse con ánimo consumió seis latas. Considerando que una de estas bebidas equivale a aproximadamente cuatro cafés, su cuerpo no lo soportó.

Estudios efectuados en la Universidad Johns Hopkins determinaron que el consumo desproporcionado provoca aceleración del ritmo cardíaco, aumento de adrenalina, deshidratación, gastritis, daños y alteraciones en nervios y riñones, entre otros. ¿Qué te pareció esta historia? Cuéntanos en los comentarios. Fotos: Lanna Hamann - Twitter antena7.com.do
Publicar un comentario