El Cañero

24 de junio de 2017

ADOCCO propone incluir en presupuestos costos de obras para que Cámara de Cuentas las audite.

Dice es improbable obtener resultados confiables de auditorías realizadas a obras de más de 5, 10 y 15 años.
Santo Domingo, jueves 22 de junio del 2017.- La Alianza Dominicana Contra la Corrupción, ADOCCO, propuso hoy que en los presupuestos para la ejecución de obras de infraestructura se le incluya el costo que tendría la realización de auditorías de manera permanente y así evitar que las mismas violen las disposiciones de la ley 340-06 de Compras y Contrataciones Públicas que establece que no podrán realizarse adendas que superen el 25% del costo inicial de los contratos, algo que se ha hecho una práctica común en las obras que se hay materializado en el país en los últimos años.
La entidad de la sociedad civil fundamenta su planteamiento ante los alegatos de la Cámara de Cuentas de la República de que la falta de recursos le impide realizar las auditorias correspondientes a cada una de las obras que son ejecutadas a través de empresas nacionales y extranjeras, lo que ha provocado que el ministerio público tenga que solicitar la realización de experticias a obras que fueron ejecutadas hace mas de 10 años, como es el caso de la construcción del acueducto de la línea Noroeste, lo que hace improbable obtener un resultado confiable, por la inclemencia del tiempo y la falta de controles de los archivos de documentos que pudieran servir para avalar la obra en cuestión.
Julio Cesar De la Rosa Tiburcio, presidente de la organización dijo que de la misma forma que se incluye en los presupuesto de obras un porcentaje para el seguro de la misma, un porcentaje para la supervisión de la obra, debe contemplarse un porcentaje volumétrico para la realización de auditorías periódicas durante el desarrollo de la obra y no esperar que ocurra un escándalo, para que el ministerio público, entonces solicite al órgano que tiene la responsabilidad del control externo del gasto que haga la auditoria, ya que sería el único elemento de prueba valido en nuestra justicia penal, sin la cual sería imposible la formulación de cargos y establecimiento de responsabilidades tanto civil como penal. Acotó.

Esta sería una salida viable al pobre desempeño de la Cámara de Cuentas, que cada vez mas pierde la confianza y el respeto de la sociedad y de las propias instituciones estatales, demostrado en la no remisión a tiempo como establece la ley de los informes de ejecución presupuestaria y ni hablar del incumplimiento de los funcionarios obligados a presentar sus declaraciones juradas de patrimonio que a la fecha miles de ellos no han obtemperado a los llamados del órgano rector de la vigilancia del patrimonio de los funcionarios públicos
Publicar un comentario