El Cañero

2 de junio de 2017

Desde el Monumento…

Cuando usted sube la meseta del Monumento, tiene la vista de todo el Horizonte de Santiago. Esta espectacular vista panorámica que le proporciona la altura en que se encuentra, no se debe de desperdiciar.

Quizás y tal vez sin quizás, la primera impresión que tiene es el gran Pico Diego de Ocampo que es la estructura natural que compite con el Monumento.

Es este Macizo perteneciente a la Cordillera Septentrional que luce con todo su esplendor a la vista en la parte Norte de la ciudad y es en esa limítrofe donde vemos el horizonte norte de la ciudad de Santiago.

En esta grafica vemos como las nubes se asientan sobre su Pico, nos damos cuenta de la altura aproximada que tiene esta Cordillera…

La Escalinata del Monumento…

Al llegar a Santiago de visita pasajera es necesario visitar el Monumento a los Héroes de la Restauración, esto es idéntico cuando usted sale de peregrinación y por obligación tiene que rendir culto con su visita al altar mayor.

Es curioso que después de Veintenas de años surjan tantos recuerdos que les son entrañables como aquellas visitas que desde niño realizábamos al lejano Monumento “Allá Arriba” por señalar el límite de la ciudad en la parte alta de Santiago.


Esta vez se me ocurrió echarle una vista a lo que primero que logramos ver al llegar al Monumento: La larga escalinata con pasarela de cemento suave, que era el gozo subir sus 365 escalones para luego ir bajando deslizándonos desde su inicio resbalándonos por su pasarela hasta llegar abajo y luego subir de nuevo para volver a bajar deslizándonos hasta dejar muchas veces el fondillo del pantalón roto o gastado de tanta fruición…
Publicar un comentario