El Cañero

2 de junio de 2017

Austeridad será la orden del día

No queda claro cuál será la nueva cuota de ajustes para las familias del País ante el nuevo escenario económico
Foto: EL VOCERO/Archivo
San Juan, PR.- La expectativa de recaudos en una economía de progresiva contracción suma mayores dudas para el bolsillo de los contribuyentes, respecto a la procedencia de amplios ingresos que urgen para operar al gobierno central y enderezar las finanzas públicas de Puerto Rico. Sobre todo, ante la casi exclusiva dependencia del dinero que llegue al Fondo General, sin contar con más ayudas federales ni la posibilidad de acceder a nuevo financiamiento en los mercados de inversión.
El cambio de paradigma para las finanzas públicas queda claramente advertido en significativos recortes que conllevarán ajustes financieros para los municipios, para la Universidad de Puerto Rico (UPR) y para la Asamblea Legislativa, entre otros, donde el gasto en nómina no es -a primera vista- parte de la ecuación.
La pregunta que surge en boca de especialistas, financieros y economistas, y de los ciudadanos, luego de conocer mayores detalles del nuevo presupuesto recomendado de $9,562 millones para el año fiscal 2017-2018, es cuál será el saldo o la nueva cuota de ajustes para las familias del País, de cara al nuevo escenario económico. Al excluir el pago de $2,038 millones en pensiones anuales a los jubilados, en el “pote” del Fondo General prácticamente quedarán unos $7,000 millones para operar el gobierno central. El presupuesto consolidado, con las asignaciones federales y otros fondos, es de $25,569 millones.
En un primer análisis realizado por EL VOCERO al presupuesto recomendado por el gobernador Ricardo Rosselló, está clara la configuración de amplios recortes y la necesidad de que se cumplan las proyecciones que incluyen el ingreso de unos $940 millones más, que deberán salir de nuevas medidas nombradas, encaminadas o por llegar. Eso abarca la extensión aprobada a la Ley 154 y su arbitrio sobre las llamadas empresas foráneas, que en el pasado año fiscal produjo $1,862.3 millones y se espera que genere unos $519 millones más en el fiscal 2017-2018.


También contribuirán las gestiones en el Departamento de Hacienda para captar más ingresos contributivos en evasión, así como el pago del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) por las ventas en Internet, más otras imposiciones en cargos por servicios, marbetes, multas y penalidades de tránsito. Igual con un aumento en el arbitrio a los productos derivados del tabaco, entre otros, que también tienen el propósito de compensar el impacto de la migración y la fuga de contribuyentes, entre diferentes factores que inciden sobre los recaudos.
Publicar un comentario