El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

31 de marzo de 2021

Sofía, hija de José Bono: “Quiero volver a Chile y visitar la casa de acogida donde me adoptaron"

 Es la hija más pequeña y menos conocida del socialista Pepe Bono. Recién llegada de Londres, donde estudia Decoración, nos concede en exclusiva su primera entrevista para hablarnos (no solo) de su atípica familia.

POR Vera Bercovitz, Eduardo Verbo – Vanity Fair


Cuenta Sofía Bono (Santiago de Chile, 20 años) que desde muy pequeñita se presentaba con un eslogan que repetía sin saber bien qué significaba: “Hola, me llamo Sofía y soy adoptada”. Hoy, ante una Coca-Cola en una luminosa terraza de un bar de Pozuelo, lo recuerda entre risas. “De mayor me lo explicaron. Siempre lo he llevado muy bien. Como dice mi padre: ‘La sangre es un cuento chino”. Su padre es el político socialista José Bono. Su madre, quien fuera su esposa durante 29 años, Ana Rodríguez Mosquera. La pareja decidió adoptar a Sofía cuando sus tres hijos biológicos Amalia, Ana y José tenían 19, 18 y 16 años respectivamente. En directo, esta chica de piel blanca y enormes ojos verdes —que por timidez esconde tras sus gafas de sol durante la primera parte de la entrevista— confirma las sospechas: a Bono le salen guapos hasta los hijos adoptados.

Sofía llegó a su nuevo hogar con apenas tres meses y ha crecido no solo con mucho amor, también con muchos padres. “Para lo bueno tengo cinco apoyos. Para lo malo, cinco personas regañándome”, asegura mientras da un sorbo a su bebida. Bono lo ha contado muchas veces: “Pensamos que íbamos a hacerle un favor a la niña, pero es la niña la que te hace el favor a ti”. Y eso que al principio se preocuparon porque Sofía solo giraba la cabeza hacia el lado izquierdo. Pronto descubrieron el motivo: su cuna estaba en un rincón, a la derecha había una pared y por la izquierda entraban el sol y los ruidos a través de una ventana.

Sofía viste camiseta y pantalón de Uterqüe, blazer de Karl Lagerfeld, pendientes de Julieta Álvarez y anillos de Aristocrazy. Peluquería y maquillaje: Olesya Oleksyuk. Producción: Airin Milá de la Roca. Agradecimientos: Helena Egea Antiques.

“Cuando era pequeña me presentaba así: ‘Hola, me llamo Sofía Bono y soy adoptada’, pero no sabía bien qué significaba”

Hoy el sol y los ruidos invaden la vida de esta joven que acaba de volver de Londres para seguir estudiando a distancia —cosas del COVID-19— Diseño de Interiores, que cursa en Regents University. “Estábamos encerrados en casa y no tenía sentido seguir allí. Quizá vuelva en septiembre”. Y añade: “Me gusta la decoración desde siempre. Aunque nadie en mi familia se dedica a esto, mi madre compraba la revista AD (Architectural Digest)”. Atrás quedaron los dos años de Administración y Dirección de Empresas que también estudió entre Londres y Madrid, y que dejó porque no le llenaba. “Tienes que hacer lo que de verdad te guste”, le dijeron sus cinco padres. Y en eso estamos.

No era su primera experiencia en el extranjero. Con 14 años salió de España para estudiar en el internado Brillamont, en Suiza. “Una de las mejores experiencias de mi vida”, asegura. Tanto, que fue para un año y se quedó tres. “Conocí a gente de todo el mundo, viajé un montón... Mira, ¿ves estás montañas? —señala un tatuaje que luce en su antebrazo derecho—. Son las vistas que tenía desde mi habitación. Me tatué una montaña por cada año que pasé allí”.

Desde su vuelta a Madrid Sofía vive a caballo entre la casa de su padre —en el centro de Madrid— y la de su madre —muy cerca de donde estamos—. “Yo tenía 10 años cuando se separaron y no quería elegir con quién vivir. Así que pasé dos años con mi madre y otros dos con mi padre. Siempre he tenido las dos casas abiertas”. A pesar del divorcio —o quizá gracias a él—, los Bono son una piña: “Mis padres se llevan mejor que nunca”. Sofía habla todos los días con todos, aunque es con Amelia con quien hace más planes. “Dice que soy su quinta hija”, señala (Amelia tiene cuatro hijos con el músico Manuel Martos, hijo de Raphael y Natalia Figueroa). Solo la pandemia ha logrado lo que no consiguió ni un divorcio: distanciar —físicamente— a esta familia inseparable. “Mi padre se cuida mucho. Pasó el encierro en Salobre, su pueblo de Albacete, y no salía ni para hacer la compra. Ahora se ve con nosotros de uno en uno y siempre en terraza. Antes quedábamos todos juntos. Incluso instauró una costumbre: comer cocido los domingos. Mi madre es más relajada”.

Sofía recuerda que en casa de sus padres en Toledo —donde vivió hasta los 10 años, cuando se mudaron todos a Madrid— de relax, poco. “Era como una romería. Por ahí aparecía cualquiera. Yo siempre decía: ‘Papá, estoy en pijama, avisa cuando venga gente”. Lo de “cualquiera” es un decir, porque Sofía contando anécdotas es como abrir el archivo de TVE. Desde Julio Iglesias hasta Felipe González, ella misma se sorprende de la gente que ha visto en su casa. “Ahora de mayor soy más consciente”, asegura mientras rebusca en su móvil una foto del famoso cantante (¡hey!) con ella en brazos cuando aún era un bebé: “Hemos ido a verlo muchos veranos a su casa de Marbella”. Su padre también se llevaba estupendamente con Sara Montiel, quien se declaraba Bonista incondicional a pesar de estar afiliada al PP. “Hay una foto de su 60º cumpleaños en la que está cortando una tarta y sale mi padre al lado”, nos cuenta. Por no hablar de sus amigos más obvios. “Hemos tenido los bonsáis de Felipe muchos años en casa. Un día se me ocurrió podar uno y lo maté. Yo veía a mi padre que cortaba sus ramitas y me dije: ‘Le voy a dar una sorpresa’. No le hizo tanta ilusión como yo me esperaba”.

“Mi padre es muy amigo de Julio Iglesias. Hemos ido muchos veranos a visitarlo a su casa de Marbella”

Sofía viste camiseta y pantalón de Uterqüe, blazer de Karl Lagerfeld, pendientes de Julieta Álvarez y anillos de Aristocrazy.

A pesar de su juventud, Sofía ha recorrido medio planeta. Además de vivir en Londres y Lausana, con el colegio visitó Milán, Annecy (en Francia), Mikonos, Venecia y Berlín. Uno de sus destinos favoritos es República Dominicana, donde suele ir una vez al año con su familia. Y recuerda como “el viaje más bonito que he hecho nunca” un safari fotográfico por África en 2015. “Nos quedamos en un hotel que las habitaciones eran cabañitas en los árboles. Un día me estaba bañando en la piscina y vino un elefante a beber agua”. Pero Sofía aún tiene pendiente el viaje más importante de su vida: “Quiero volver a Chile y visitar la casa de acogida donde me adoptaron. Mi padre me dijo que iríamos cuando cumpliese 18, pero lo he ido retrasando. Es un viaje que quiero tener muy pensado”.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

No hay comentarios: