El Cañero

Cañero_186-1 by Miguel Rone on Scribd

6 de octubre de 2018

Declaran culpable al policía que disparó 16 veces al joven negro Laquan McDonald en Chicago

El oficial Jason Van Dyke fue acusado de asesinato 
premeditado más de un año después del tiroteo en 
el que murió McDonald. La pieza clave del juicio fue 
un video en el que se ve claramente la acción del 
agente contra el joven, un material que la policía 
de Chicago intentó ocultar.

UNIVISION
Un jurado declaró este viernes culpable al oficial de la Policía de Chicago Jason Van Dyke, acusado de asesinar al joven negro Laquan McDonald.
A cuatro años de que Van Dyke descargara 16 disparos sobre McDonald, este viernes se llegó a un veredicto. Se convierte en el primer oficial de policía de esa ciudad condenado por asesinato en casi 50 años.
Van Dyke, de 40 años y quien estuvo fuera de servicio desde que lo acusaron, fue declarado culpable de homicidio en segundo grado y 16 cargos diferentes de agresión agravada por cada bala que disparó a Laquan McDonald. El jurado, conformado por ocho mujeres y cuatro hombres —uno afroamericano, siete blancos, uno asiáticoamericano y tres hispanos—, había comenzado las deliberaciones el jueves por la tarde.
Fuera de la corte, este viernes los activistas gritaban: "Justicia para Laquan", según reporta el diario The New York Times. Tras el anuncio del veredicto, distintas imágenes muestran a los ciudadanos de Chicago celebrar la decisión.
El fiscal del caso, Joseph McMahon, dijo al salir de la sala que el veredicto era "gratificante", según reportó el corresponsal del Times en Chicago. Agregó: "Pero todos sabemos que esto no traerá de vuelta a Laquan McDonald.
El caso
En octubre de 2014, varios agentes de la policía respondieron una llamada sobre una persona supuestamente robando vehículos en un estacionamiento de camiones. Los oficiales se encontraron con Laquan McDonald, de 17 años, quien sostenía un cuchillo de tres pulgadas y lo siguieron varias cuadras. En un momento, se comunicaron por radio solicitando ayuda, pidiendo el apoyo de un oficial con una pistola taser.
La situación se agravó cuando llegó el oficial Van Dyke. Tras bajarse de su automóvil con su arma desenfundada, el policía comenzó a disparar en cuestión de segundos: 16 balas impactaron el cuerpo del adolescente. Van Dyke más tarde defendió sus acciones diciendo que temía por su seguridad y la de los otros oficiales.
El Times señala que "de al menos siete oficiales en la escena", él fue el único que disparó su arma. Un informe reciente encontró que, antes del tiroteo, Van Dyke estaba entre el grupo de oficiales del departamento de la Policía de Chicago que habían recibido quejas civiles.

No hay comentarios: