El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

29 de octubre de 2018

Compromiso Ciudadano: continuidad de la vocación mayoritaria de Marcha Verde


Por Jhonatan Liriano - elgrillo.do
Nadie pone en duda la relevancia de Marcha Verde dentro del actual escenario político. Es el movimiento social más importante de lo que va de siglo en República Dominicana.
Quienes participamos en su animación desde la primera semana de enero del 2017 sabemos que en su surgimiento y desarrollo ha tenido una vocación mayoritaria, de unidad de los más diversos sectores que aspiran a poner fin al actual régimen de corrupción e impunidad imperante en nuestro país. El respaldo de sus iniciativas por parte casi el 100% de la ciudadanía no es fortuito. Es fruto de una clara intencionalidad correspondida con acciones  planificadas y generadoras de confianza.
Sabemos, por ejemplo, que en las asambleas de Marcha Verde quienes participan más activamente han sido o son  en mayoría militantes políticos o dirigentes de partidos del sistema. Incluso, parte importante de quienes asisten en representación de sectores sociales organizados representan la visión y el deseo de cambio de partidos políticos de los diferentes ámbitos del espectro ideológico.  Los ciudadanos y ciudadanas “independientes” han sido y son minoría dentro de nuestras “estructuras” asamblearias.
Pero para evitar que la bandera de un partido u otro se impusiera y levantara con intenciones oportunistas y utilitaristas, y para no arrastrar con los altos niveles de desconfianza constatados en el sistema partidario dominicano, desde el primer día decidimos bajar todas las banderas particulares y levantar una bandera común, una bandera verde de esperanza y del fin de la impunidad, propuesta por la entonces Comisión de Comunicación de la Asamblea del Distrito Nacional.
Esta unidad en la diversidad construida por activistas contra la corrupción, partidos, movimientos políticos alternativos, gremios, organizaciones sin fines de lucro y personas independientes se ha mantenido por casi dos años porque ningún sector ha impuesto su visión particular por encima del objetivo común: el fin de la impunidad. Incluso, en los espacios de Marcha Verde se ha decidido oportunamente que la forma y el fondo del discurso del movimiento se corresponda con la sensibilidad de sector poblacional más asiduo a las marchas (clase media) y no con la tradición o la visión programática de los activistas más asiduos a las asambleas. Hemos animado y articulado Marcha Verde colocando a la ciudadanía por encima de los intereses de las estructuras orgánicas del movimiento.  Esta decisión inteligente y unitaria ha sido clave para superar el sectarismo, las competencias por pequeñeces y otros graves errores del pasado.
Obviamente, el esfuerzo de mantener a Marcha Verde en sintonía constante con la parte del país más sensible a sus convocatorias se combina constantemente con el trabajo estratégico para aumentar la presencia del colectivo y de su consigna en los llamados sectores populares. De esta forma, tratando siempre de mantener la base social alcanzada y trabajando para  integrar a todos los dominicanos y dominicanas que apoyan el fin de la impunidad, un conjunto de hombres y mujeres de las diferentes provincias del país han dedicado inmensos esfuerzos por cuidar y expandir la vocación mayoritaria de Marcha Verde. Con mucha prudencia, y con una clara consciencia de que nuestros activistas y militantes desde sus propias individualidades y discursos son solo animadores de Marcha Verde, hemos abrazado la bandera verde de la unidad en cada paso.

No hay comentarios: