El Cañero

3 de junio de 2017

Hay un país en el mundo colocado en el mismo trayecto del sol. Oriundo de la noche…

Colaboración: Manolo López
Pedro Julio Mir Valentín
Nació en San Pedro de Macorís el 3 de junio de 1913. Santo Domingo, Poeta, ensayista, historiador, abogado y educador. Hijo Pedro Mir, uno de los mejores un mecánico industrial cubano que se estableció en San Pedro de Macorís a principio del siglo XX y de la puertorriqueña Vicenta Valentín.
Pedro Mir nació y pasó su infancia en el Ingenio Cristóbal Colón, cerca de la ciudad de San Pedro de Macorís. La temprana muerte de su madre en 1917 le dejó un profundo sentido de ausencia que luego él mismo afirmaría que fue el origen de su vocación poética.
A principios de la década de los 30, Pedro Mir empieza a escribir sus primeros poemas, mostrándolos a amigos y relacionados. Uno de esos amigos decide, sin consultarle, llevar unos versos al escritor Juan Bosch, quien ya en ese entonces era una figura literaria importante en el ámbito dominicano. La fibra poética natural del autor llama la atención de Juan Bosch, pero éste desestima los versos diciendo que el poeta tiene talento pero debería "dirigir los ojos a su tierra". Enterado Pedro Mir, decide escribir sus primeros poemas de corte social y esta vez enviárselos a Juan Bosch él mismo. Bosch no contesta, sino que publica los versos en su sección del Listín Diario, con el llamativo título que luego sería una profecía: ¿Será este muchacho el esperado poeta social dominicano?
Cursó su educación primaria y secundaria en su pueblo natal, donde también se graduó de Bachiller en la Escuela Normal. En 1941 obtuvo el título de Doctor en Derecho en la Universidad de Santo Domingo.
En 1947 la situación política del país y su oposición a la tiranía trujillista, lo hicieron radicarse en La Habana, Cuba. Desde Cuba viajó a diferentes países latinoamericanos y europeos en misión política y cultural. Retornó a Santo Domingo en 1963 y volvió a ausentarse del territorio nacional en 1965, a raíz de la guerra de abril de ese año.
En 1968 estableció definitivamente su residencia en su tierra natal. Durante varios años se desempeñó como profesor de la Escuela de Peritos y Contadores, de la Escuela Normal de Varones y de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. En esta última institución, a la que ingresó en 1972, impartió las cátedras de Historia Dominicana y Estética. Parte de su producción poética ha sido incluida de las principales antologías literarias dominicanas y latinoamericanas. Tomado de: Gente que hacen la historia.
Pedro Mir Murió de una dolencia Pulmonar el 11 de julio del 2000, rodeado de su familia, en Santo Domingo.
Publicar un comentario