El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

15 de junio de 2015

MACHO CEDEÑO CELEBRA 80 AÑOS, ¡OIGAN LA BULLA!

Denis Mota Álvarez
Aun un muchacho rebosante de juventud, apasionado de los libros, de la poesía, la novela, la crónica histórica y del diario vivir cultural de la República Dominicana y del mundo, MACHO CEDEÑO acaba –recién el pasado sábado 13– de cumplir 80 años, como quien cumple 20 años, que según la canción de Carlos Gardel no son nada.
Desde mi época de estudiante, en el Liceo Gerardo Jansen, de Higüey, admiro a MACHO, que profesionalmente se llama ANTONIO CEDEÑO CEDANO, primero porque su hermana CARMEN fue profesora en San Rafael del Yuma hasta el tercer día después del ajusticiamiento del tirano RAFAEL LEONIDAS TRUJILLO MOLINA, que se la llevaron los esbirros del Servicio Nacional de Inteligencia (SIN) amarrada, por ser hermana de Pedro Livio Cedeño.
Jamás CARMEN CEDEÑO volvió ocupar su aula en la Escuela Dionisio Arturo Troncoso.
Admiro a MACHO porque es hermano de Pedro Libio, quien participó valientemente en el ajusticiamiento de CHAPITA y de ARÉVALO, quien murió al frente de una máquina de escribir en la Cámara de Diputados Constitucionalista, en plena Guerra de Abril. Ambos jugaron papeles históricos, Pedro Livio, en la Era de Trujillo, y Arévalo el periodo pos trujillista.
Sin embargo, lo que más admiro en MACHO es esa capacidad de ser maestro a tiempo completo, por encima de su condición de abogado de larga y exitosa data; admiro ese deseo de compartir y transmitir su sabiduría, en el terreno simple de la amistad sin edades, condiciones sociales ni mucho menos económicas.
Admiro sus escritos poéticos, novelísticos e históricos. Admiro sus preocupaciones históricas y amistad por el municipio y la gente de Yuma.
Por razones de salud no pude acompañarlo físicamente; sin embargo, estuve espiritualmente con él, familiares y amigos celebrando sus 20 años.
Te prometo, amigo del corazón, que estaré presente en la próxima celebración de tus nuevos 80 años, es decir, en tu 160 aniversario.

¡Salud! 

No hay comentarios: