El Cañero

23 de febrero de 2018

DEPRESIÓN: SALIR DE CASA Y MOVERSE ¿AYUDA EN LA RECUPERACIÓN?


José Abigail Cruz Infante
Salir de casa y moverse ¿ayuda en la recuperación?
Por más que el tratamiento estándar de la depresión se base en psicoterapia y uso de medicamentos específicos (antidepresivo), otros métodos también deben ser estimulados como complementos del proceso de recuperación. Salir de casa y mover el cuerpo, por ejemplo, son opciones muy importantes para evitar los males del aislamiento y del sedentarismo.
 “Primero, el paciente debe entender que está enfermo y que necesita hacer todo lo que sea necesario e indicado para el tratamiento. La resistencia puede ocurrir, pero necesita ser superada. Buscar actividades placenteras (deporte, arte, ocio), tener satisfacción en el trabajo y cultivar buenas relaciones son cosas fundamentales. Contar con el apoyo familiar y con buenos profesionales en el cuidado de sí también es esencial “, afirma el psiquiatra Miguel Ángel Boarati.
Ejercicios y acompañamiento de educador físico en el tratamiento de la depresión
En cuanto a la práctica de actividades físicas, el médico explica que debe haber placer involucrado para que el paciente no encare aquello sólo como un tratamiento. Se destaca que los ejercicios deben siempre venir acompañados por alimentación correcta y buenas horas de sueño, ejecutados de la manera sin exageraciones.
La presencia de un educador físico puede ser muy útil en ese proceso, ya que él sabrá indicar buenos ejercicios equilibrados y podrá actuar también como motivador, trabajando la voluntad, el deseo y la búsqueda del paciente por su propio bienestar. “Este es un importante tratamiento complementario en la depresión y otros trastornos mentales, ya que presenta un mayor nivel de evidencia científica, con muchos estudios publicados.
¿Cómo los médicos deben convencer a los pacientes a seguir el tratamiento contra la depresión?
Según el psiquiatra, para que un médico convenza a un paciente con depresión a realizar tales actividades importantes para el tratamiento del trastorno, se necesita paciencia y, sobre todo, creer en lo que está hablando. “El poder del convencimiento está más en el ejemplo que en palabras. No tenemos el poder de cambiar el otro si no quiere, pero muchas veces el paciente sólo necesita un direccionamiento y palabras asertivas, con base en ciencia y también probadas por el propio médico.

Publicar un comentario