El Cañero

Cañero_186-1 by Miguel Rone on Scribd

13 de noviembre de 2017

José Gómez Cerda, Un Laico Católico.

Por Antonio Lluveres, S.J.
Quizás hayan oído hablar y hasta leer sobre José Gómez Cerda, sindicalista, escritor, católico.
Aquí lo tendremos ahora más personalizado e íntimo, conversando sobre sí mismo.
-¿Qué es José, lo primero y fundamental en tu persona?
Mi madre Graciela Cerda Vda. Gómez, me enseñó el valor de la vida religiosa, mantenerme humilde, llevar una vida cristiana. Mi tía, Cecilia Cerda, quien vive a sus 106 años, me enseñó la parte literaria del cristianismo social.
Mi formación espiritual y social se inició en la Iglesia San José, del barrio Baracoa, en Santiago, donde aprendí de los sacerdotes franciscanos a vivir en forma austera, prescindir de cosas materiales, mantener la espiritualidad,  vivir dignamente en la pobreza.
En la Juventud Obrera Católica-JOC aprendí el método de ver, juzgar y actuar, la revisión de vida obrera, el trabajo en equipo, la importancia de la  formación y acción de los jóvenes trabajadora en el mundo del trabajo.
Fui Presidente de la JOC en la República Dominicana, y de la JOC hispana en Nueva York, mientras estuve exiliado, por la represión del régimen de Trujillo.
¿La JOC y el sindicalismo católico ha sido una constante de tu vida?
JGC.  “A partir de aquí todo ha sido una continuidad.
Me vinculé al sindicalismo cristiano. En él aprendí la honestidad,   contenido ideológico,  principios, valores y ética de defender los derechos y libertades de los trabajadores.
Tuve de privilegio de influenciar en cientos de trabajadores, por medio de la educación sindical,  a despertar la conciencia crítica y política de ellos,  llevarlos a conocer y practicar el catolicismo social.
Me siento orgulloso de haber ayudado a varios grupos de trabajadores a formarse con mis enseñanzas, a ser multiplicadores de la doctrina social cristiana, tanto en el campo como en la ciudad.
Sé que te has relacionado con mucha gente importante, cuéntame.
Tuve el privilegio de reunirme en dos ocasiones con Monseñor José Cardijn, belga, Fundador y Asesor Internacional de la Juventud Obrera Católica-JOC, aprendí mucho.
Al sindicalista argentino Carlos Cister, le agradezco tener una visión mundial sobre los problemas sindicales, políticos y económico, cuando él era Secretario General de la CMT, desde Bruselas, Bélgica.
En el sindicalismo latinoamericano aprendí de Emilio Máspero, Secretario General de la CLAT, a tener una visión latinoamericanista.
Con el Papa Juan Pablo II tuve  tres conversaciones privadas, que me fortalecieron para la vida social a favor de los trabajadores.
Fui fundador y dos veces Secretario General de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC).
Me satisface haber sido representante del gobierno constitucional dominicano en Venezuela, Chile y México, frente a la intervención norteamericana de 1965.

Estoy agradecido de haber sido el primer dirigente sindical del tercer mundo de dirigir una Federación Mundial de trabajadores, desde 1996 hasta el 2004, con sede en Bélgica y Francia.

No hay comentarios: