El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

9 de septiembre de 2014

La fe es de David Ortiz

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com

Cuando se desconoce un asunto, lo que procede es preguntar, pues ese es el punto de partida del  conocimiento. Admito que me falta juicio para interpretar un  mensaje  televisivo  del Banco de Reservas que tiene como protagonista al pelotero David Ortiz, el bateador designado de los Medias Rojas de Boston.   

La primera lectura  del aviso publicitario  presenta a Ortiz  solitario en un estadio de beisbol haciendo ejercicios de bateo frente a una máquina de lanzar pelotas. A la vez es injuriado por varios  individuos que, con aire altanero,  van apareciendo en escena y le echan en cara debilidades  que ponen en duda la calidad del  gran atleta.

“¿Esa es tu edad, o te la estás cambiando  como hacen aquí?”; “Tú tienes buen swing, muchacho, pero te lesionas mucho”; “Eres gordito, Chory, demasiado lento corriendo base”; “Él dice que es una mala racha, pero es el final de su carrera”. “Nadie llega a esos números sin una ayuda”. Se  cuestionan su  honradez y  sus condiciones físicas y se insinúa un recurso no ético para conseguir sus hasta hoy 463 jonrones.

La segunda lectura  indica que  Ortiz, pese al acoso,   sale bien porque batea todas las bolas  lanzadas. Su respuesta a las insinuaciones maliciosas es: “Que me sigan tirando que con la ayuda de Dios la voy a seguir bateando”. ¿Es  esta la realidad de David Ortiz? ¿Quiere esta publicidad que veamos en él  al Banco de Reservas?

¿Cuál es la tercera lectura? ¿Le están tirando al más importante banco  de nuestro país, el que guarda las reservas del Estado?  ¿O es que  éste  ha querido ser solidario con Ortiz? El Reservas  disfruta de buena salud. Hace unos días   el presidente Danilo Medina sometió al Senado un proyecto de ley que aumenta el capital social del BR hasta RD$10,000 millones.

El mensaje publicitario  se presta a confusión. Pese a los agravios, en la historia  gana David Ortiz, la  imagen suya es la que esplende. Por demás, el banco corre el riesgo de  que en una lectura  ideológica alguien  interpretara  que es a quien le están tirando. ¿Es una alegoría? Nada gira en torno a los productos  del  Reservas.

Un profesional de la publicidad me decía que David Ortiz  deberá no solo agradecer, sino pagar  al banco estatal por esa campaña. La fe es un valor poderoso y el BR la promueve  con palabras de Jesucristo, pero aplicadas a Ortiz: “Tu fe mueve montañas”. Es todo lo que se dice sobre el patrocinador del  mensaje de televisión.

Si me preguntaran  qué se gana con resaltar los defectos que le atribuyen a Ortiz  respondería: No sé. Si me preguntaran en qué beneficia  el anuncio al Banco de Reservas  declararía mi incapacidad para responder.  Me expongo a que me juzguen  ignorante o falto de  fe. Comprendo. La fe es  David Ortiz.

No hay comentarios: