El Cañero

25 de septiembre de 2016

Hace 53 años fue derrocado el gobierno de Juan Bosch en Dominicana

Este 25 de septiembre se conmemorarán 53 años del derrocamiento del líder progresista dominicano Juan Bosch, víctima de un plan orquestado por sectores de la derecha, bajo la dirección del gobierno de Estados Unidos. Juan Bosch se convirtió en el primer presidente electo de forma democrática, luego de 31 años de una dictadura en ese país y se enfrentó a los remanentes del régimen de Rafael Leónidas Trujillo.

SANTO DOMINGO, (Tomado de Acento.com.do).- Al cumplirse hoy, jueves 25 de septiembre, el 53 aniversario del golpe de Estado contra el presidente Juan Bosch, entonces líder del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Acento.com.do brinda a sus lectores el siguiente análisis del abogado y politólogo Amaury Justo Duarte:
El derrocamiento de Juan Bosch: raices sociales y políticas
La historia de las luchas políticas durante el gobierno democrático presidido por Juan Bosch en 1963,  se prolonga durante siete meses. Por primera vez en la historia política contemporánea dominicana los liberales van al poder, cerrándose así un ciclo en virtud del cual las tres principales fracciones de la burguesía dominicana, los trujillistas, los cívicos y los perredeístas  ejercen el poder político. El fracaso del gobierno de Bosch, en lo esencial, significa la bancarrota de la burguesía, tomada ésta en su conjunto, por mantener la paz social y la estabilidad política en un país sacudido por la turbulencia de las luchas políticas desde  1959.
En esos años, la estructura social revela la existencia de una parte de la burguesía que defiende un programa democrático burgués. Este sector  echó raíces políticas en el Partido Revolucionario Dominicano, fundado a finales de la década de 1930. El experimento de gobierno del PRD en 1963 significa, pues, la primera tentativa de esta fracción de consolidarse como clase a través de la puesta en práctica de su “modelo“ de sociedad. Sin embargo, en siete meses, el programa político de los liberales se vendrá abajo, fracaso frente a la ofensiva reaccionaria por conquistar el poder, bancarrota de la línea de compromiso frente al imperio, bancarrota de la táctica frente a las fuerzas armadas.
“La minicrisis de abril, provocada por la extrema derecha, y la crisis domínico-haitiana de mayo no fueron sino la preparación de los acontecimientos de julio en los cuales el patriotismo de Juan Bosch aceleró el descontento de los  clanes militares ultraderechistas”
Al mismo tiempo, en un difícil equilibrio entre el movimiento de masas que controlan y la marcha ascendente de la conspiración derechista, los perredeístas provocan con su política de vacilaciones la frustración y pasividad de las masas. Esta pasividad es mucho mayor por la inexistencia de un movimiento político de masas independiente que desborde el gobierno y que frene la embestida de las fuerzas conservadoras de entonces.
Publicar un comentario