El Cañero

22 de septiembre de 2016

A propósito de la Lupe

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com
Rafael Darío Durán, escritor dominicano,  publicó  en noviembre  de 2008 la novela  “Con el diablo en el  cuerpo”, cuya sustancia  activa es la vida accidentada de la cantante cubana la Lupe, que estuvo en la cima de la popularidad y del bienestar económico, para caer en el abismo y en el más horrendo olvido, debido al vicio y su necesidad de reafirmación por medio de la adulación.
Recrea la vida de la Lupe,  nacida en Santiago de Cuba, cuya voz  inundó intensamente radios y velloneras del continente como pregonera de sentimientos y pasiones en los que el erotismo alcanzó su máxima expresión. Como meticuloso orfebre, como entusiasta inventor, Durán recurre a la creación de otros personajes  que  resultarán   indispensables.
Porque,  eso sí, todos los personajes en esta novela cumplen un rol, sin el cual la obra quedaría torcida.  Es el caso de Joshua,  mecanógrafo de oficio, quien  decide abandonar su país, República Dominicana, (además de su hijo y esposa) con destino a Cuba, con el interés de encontrarse  con el escritor Ernest Hemingway, a quien idolatra.
Piensa ver a Hemingway en la finca Vigía y ofrecerle sus servicios como mecanógrafo. El viaje se realiza en el momento en que los expedicionarios del 14 de Junio de 1959 recién acaban de llegar al país con el fin de derrocar a la dictadura de Trujillo.  En La Habana, Joshua conoce a una hermosa mulata, Mireya, estudiante de medicina y jinetera por necesidad.
A través de Joshua, el lector va mirando el meteórico ascenso de La Lupe y también su estrepitosa caída. Las desgracias van en cadena: se cae de una ventana y queda paralítica, se incendia el apartamento donde vive y debe ir a vivir a un asilo. Luego viene el milagro de la conversión religiosa de la antigua devota de la santería.
La novela de Durán  no sólo  cuenta  la historia de  Lupe, sino que  éste es el pretexto para radiografiar, por ejemplo, el fenómeno de la emigración, que marca a miles de familias en todos los países del mundo, la curiosidad del ser humano por conocer otros destinos, vivir nuevas experiencias, no obstante las  consecuencias emocionales que esto arrastra.
Una novela basada en hechos reales es una obra de arte y es una obra de sociología.  La novela de Durán  toca, con visión interpretativa y gusto de creador literario,  asuntos que están a la vista, pero que precisan de una visión y una capacidad de abstracción  que permitan una valoración  precisa y justa sobre los mismos.

Con el diablo en el cuerpo es una novela repleta de fascinación y encanto.
Publicar un comentario