El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

5 de octubre de 2020

Trump podría ser dado de alta este lunes

 


(CNN) — En pleno tratamiento contra el coronavirus el presidente Donald Trump salió del hospital con su equipo de seguridad el domingo para poder viajar en una camioneta junto a sus seguidores que lo animaban fuera del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

El corto viaje, donde Trump saludó a sus simpatizantes a través de la ventana mientras usaba una máscara en la parte trasera de su SUV, fue un intento de demostración de fuerza que mostró el juicio cuestionable del presidente, su disposición a poner en peligro a su personal y el hecho de que todavía no parece comprender la gravedad de una enfermedad altamente contagiosa y mortal.

Las fotos del periplo sin anunciar de Trump publicadas por Getty Images muestran a un agente del Servicio Secreto en la primera fila con una bata médica completa, máscara respiratoria y un protector facial transparente.

MIRA: Asesores hicieron un esfuerzo de último minuto para llevar a un reacio Trump a Walter Reed

Solo unas horas antes, sus médicos proporcionaron detalles sobre su condición a los reporteros, incluidas varias caídas alarmantes en sus niveles de oxígeno, pero la sesión fotográfica del domingo por la noche mostró que la principal preocupación del presidente es proyectar una imagen dominante al público, en medio de informes de que estaba furioso con su secretario por decirle a los reporteros el sábado que sus signos vitales temprano el viernes eran preocupantes.

El médico de Trump, el comandante de la Marina. El Dr. Sean Conley, realizó una segunda sesión informativa médica el domingo que nuevamente generó más preguntas que respuestas sobre la condición del presidente.

En esa discordante conferencia de prensa el domingo por la mañana, los médicos de Trump dijeron que a pesar de que el presidente ha tenido al menos dos descensos preocupantes en los niveles de oxígeno, esperan que pueda ser dado de alta este lunes de Walter Reed.

Conley y otros médicos involucrados en la atención del presidente ofrecieron cierta información sobre la condición del presidente y los tratamientos que está recibiendo, pero aún existían brechas importantes que dificultaban descifrar el panorama completo.

El médico nuevamente no respondió preguntas básicas sobre la condición del mandatario y admitió el domingo que había omitido esas alarmantes caídas en los niveles de oxígeno del presidente durante la conferencia de prensa del sábado porque quería «reflejar la actitud optimista» que el equipo y el presidente tenían sobre su condición, y no quería «dar ninguna información que pudiera desviar el curso de la enfermedad en otra dirección».

Conley reconoció que sus respuestas evasivas «dieron como resultado que estábamos tratando de ocultar algo», pero dijo que «no era necesariamente cierto», y agregó que el presidente «lo está haciendo muy bien» y está respondiendo al tratamiento.

El presidente ha experimentado «dos episodios de caídas transitorias en su saturación de oxígeno», indicó Conley el domingo. El primer episodio significativo ocurrió el viernes por la mañana cuando, según Conley, el presidente tenía «fiebre alta y su saturación de oxígeno descendía transitoriamente por debajo del 94%». El mandatario recibió oxígeno en ese momento, dijo Conley, respondiendo una pregunta que había eludido durante su sesión informativa del sábado.

«Después de aproximadamente un minuto con solo dos litros, sus niveles de saturación volvieron a estar por encima del 95%. Permaneció en eso durante aproximadamente una hora, y se apagó y desapareció», dijo Conley el domingo. Tarde el viernes, reveló Conley, Trump estaba fuera de la cama, moviéndose por la residencia de la Casa Blanca con solo síntomas leves.

No hay comentarios: