El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

10 de marzo de 2019

LA INTIMIDACION EN UNA ENTREVISTA, ES UNA INVITACION AMAÑADA.


Por: Carlos Mejía Blanco.
La persona que pregunta debe conocer que hay deberes éticos que cumplir, y su inobservancia violan las reglas básicas de la convivencia, en ella no debe herirse mortalmente la paciencia, ridiculizando la fuentes, despellejando la confianza depositada, asesinando impunemente la reputación.
Acusar para descartar no es entrevistar; una entrevista es un dialogo, es un acuerdo entre las partes, para llevar un mensaje, el rol de quien pregunta es de entrevistador que es quien conduce y dicta el curso de la entrevista, usa la técnica cualitativa de recaudar la información "ese es un periodista", o la opinión el de los personajes que son quienes dan las respuestas, el entrevistado tienes la opción de responder, y es quien tienes el mensaje a comunicar.
La invitación es un árbol que ofrece el fruto de la cortesía, es sabroso, es grato y ofrece la oportunidad para algo que se multiplica como la semilla, es el lugar donde se ofrecen los obsequios. Todas las personas que llegan deben medirse con la misma vara ¡vamos a estar claros! Tratar a una persona como cuando se investiga a un prisionero no es ser invitado, ni entrevistado, es antítesis del concepto.
La hospitalidad es casi similar pero los condimentos saben diferentes, se puede producir sin invitar, pero su contenido es mas sublime por la expresión obtenida, es la generosidad su progenitora. Al que se invita a un dialogo se le da la bienvenida, se la ofrece la bebida de la comprensión.
Una entrevista no es un interrogatorio, este tiene la misión de investigar, y puede llegar a la acusación papel primario y preponderante del policía, es quien levanta cargos delictivos y lo conduce a la fiscalía que es quien resulta sospechoso y lo lleva a los tribunales, pero no se basa en el rumor, sino en los hechos incriminatorios, resulta alienantes una acusación cuando es falsa, como imputación un delito que busca de una sanción.
Cuando se invita se debe respetar las reglas de la hospitalidad que son: la prudencia, la tolerancia, la cordialidad y la franqueza.

No hay comentarios: