El Cañero

20 de julio de 2017

Los de la Maza dieron sus vidas por la Libertad -IV-

Por Luis de la Torre “Dramático Relato de su Martirologio”
(Especial para la revista ¡AHORA! No. 10 de Junio 15 de 1962)
Informaciones posteriores realizadas dan fuerza a las presunciones de los que compartieron con Mario y Bolívar sus últimos momentos.
En la fortaleza vegana se encontraban acompañando a Petan los mayores Montas y Kusnher Castellanos, este último pariente político de Virgilio García Trujillo.
Antonio de la Maza
Antonio de la Maza fue de los que estuvo presente en la autopista de Haina, la noche del 30 de mayo. Junto a Juan Tomas Díaz, estuvo cuatro días escondido, evadiendo la mortal persecución de que eran objeto, por parte de los agentes de seguridad.
Pero el día 3 de junio luego de abandonar el refugio donde se encontraban, fueron acorralados en la acera de la Ferretería Read. Los dos hicieron frente a la muerte con altivez y suprema valentía. A tiro limpio, y merced a la superioridad numérica y de armamentos de sus adversarios, cayeron uno tras otros.
Díaz murió instantáneamente, pero de la Maza fue llevado aún con vida al hospital Marion, donde falleció poco después. El sexto de los hermanos de la Maza acababa de caer, en medio de una de las orgias de sangre mas terrible que recuerda la historia dominicana.
Otro Detalles
Los de las Maza dejaron cinco viudas y mas de una docena de hijos. Y una larga familia que los recordara mientras viva uno solo de su miembros.
Los caracteres de cada uno de ellos eran diferente en muchos puntos, pero en todos primaba el amor en la familia, que es lo mismo que decir el amor a la patria.
Mario era un tipo amante de la bohemia y el trabajo; Bolívar no gustaba de las fiestas sociales, huía de los salones elegantes, pero era un apasionado de la típica pelea de gallos, de la mecánica y de la agricultura.
Antonio por su parte era callado, hermético y discreto; Pirolo ha sido calificado por sus propios familiares como un niño grande; Ernesto como ya lo hemos dicho, tenía ideas propias sobre ciertos problemas nacionales, y no se las callaba, pero también era discreto y laborioso. En Octavio se puede decir que fue un piloto magnifico, competente y audaz.
Un año después de la muerte del déspota, la memoria de los que sucumbieron por tal motivo es hoy más fuerte y su vida. Difícilmente podrá dictador alguno volver a dominar el país nuevamente. Hombres como dela Maza, Díaz, Cedeño, Estrella, García, Imbert, Amiama, Pastoriza, Cáceres, Tejeda y Baez, y tantos otros, que lucharon contra el trujillato desde la misma fecha de su instauración, siempre han existido y existen en nuestra tierra.

Con el ejemplo de los héroes del 30 de mayo en cada pecho dominicano vive latiendo el deseo de seguir siendo libre. La sangre y las lágrimas derramadas en holocausto por la libertad, han formado consistentemente la conciencia nacional. No existirán en el futuro cadenas que nos aten. De ninguna especie.
Publicar un comentario