El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

27 de junio de 2018

Gobernar con jaulas, no con el corazón


Por Francisco Arias Fernández - razonesdecuba
DD.HH en Estados Unidos.- La actual administración impulsó en mayo “tolerancia cero”, una política que separa a los niños de las familias de migrantes ilegales para atemorizar a los llamados “soñadores” y reducir el flujo migratorio.
Esa política comprende en que las familias que lleguen a la frontera de forma ilegal son procesadas en cortes federales criminales. Como los niños no pueden ser retenidos, son reclasificados como “niños sin acompañante” y van a parar a casas temporales o refugios gestionados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés).
Pero lo más grave no es solo la separación, sino que al Gobierno estadounidense se le están “perdiendo” esos niños. Según el HHS, el Gobierno de EE.UU. perdió el rastro de 1 475 niños inmigrantes, reubicados entre octubre y diciembre de 2017.
La separación forzada incumple numerosas normas legales internacionales, como el artículo 9 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, la cual exige que “el interés superior del niño sea una consideración primordial” en toda acción administrativa. Además, especifica que “los Estados velarán porque no se separe a un niño de sus padres contra su voluntad, excepto cuando las autoridades competentes sujetas a revisión judicial lo determinen”.
El analista en asuntos legales de The Daily Beast, Jay Michaelson, explicó que el problema es que Estados Unidos es el único país en el mundo que no se ha unido a esta convención y su ratificación en el Senado no se ha logrado porque algunos senadores conservadores creen que “pisotearía su soberanía”.
Desde el 6 de mayo, que comenzó el plan “Tolerancia Cero”, se incrementó en un 22% los niños que terminan en los refugios gestionados por la citada instancia. Las cifras  muestran que más de 10.859 niños inmigrantes se encuentran actualmente en esos albergues de propiedad federal.
Un informe realizado por investigadores de la Universidad de Chicago señaló que la Patrulla Fronteriza y autoridades similares como el FBI han abusado de menores migrantes tanto física como verbalmente, pues han golpeado a los menores y los han tildado de “perros”, “prostitutas”, “pedazos de basura”, y los han enjaulado en celdas de congelación antihigiénicas con comida y agua inadecuadas. Los acusados de abuso de autoridad se refirieron al reporte como “acusaciones falsas y sin fundamento”.

No hay comentarios: