El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

17 de julio de 2015

Salcedo: Mala experiencia

RAFAEL PERALTA ROMERO
Parece que el veterano periodista Luis Encarnación Pimentel, columnista del Listín Diario, ha querido responder  el contenido de esta columna del pasado viernes, titulado ¿Más Roberto? En ese artículo expresábamos nuestra extrañeza de que el alcalde de Santo Domingo, con catorce años consecutivos y una gestión deficiente, quiera seguir en el puesto.
El martes 14, el apreciado amigo Encarnación  dio a conocer un artículo titulado “Más Roberto”, sin interrogación,  y daba por seguro que el alcalde  se ha reinventado para  seguir al frente del gobierno municipal. Coincide con esta columna en que a Roberto Salcedo lo ha animado  el acuerdo entre dirigentes del PLD para  repostular funcionarios.
Me ha gustado que el ducho comunicador apuntara lo siguiente: “No sabemos si muchos aprueban que en algunos de los cartelones se le promueva como que “Roberto es cambio” (quizá sea solo para evitar que la competencia se alce con el término)…”. Es pura aberración  promover  como cambio a quien  representa  la continuidad.
También estoy de acuerdo con el apreciado colega cuando asegura que “no hay dudas que sus estrategas aciertan cuando en otros mensajes al tres veces alcalde del partido morado lo definen como que “es experiencia…” Roberto es experiencia,  proclama uno de sus lemas. Desde luego, quienes vivimos en Santo Domingo hemos vivido –o sufrido- esa experiencia.
Sólo la situación que se confronta con los cementerios es suficiente para que un alcalde se sienta avergonzado. El vandalismo, el pillaje y la inseguridad  que prevalecen en los campos santos  debe ser cosa exclusiva  de aquí. Los mercados  se desenvuelven entre la suciedad y el desorden, pero las prioridades del gobierno municipal son otras.
Las aceras, en la capital dominicana,  fungen de cualquiera cosa, menos  de vías para el paso de los transeúntes: unas son  talleres de mecánica,  otras son tiendas de neumáticos o de muebles, otras  sirven de espacios para el consumo de ron y cervezas. Nada preocupa esto a las autoridades, pues lo menos importante es la gente.
¿Por qué nuestra ciudad se hace intransitable cuando llueve? Porque el sistema de drenaje no funciona. Catorce años de gestión no le han permitido al alcalde solucionar ese viejo problema. Un munícipe inteligente  ha descrito a Santo Domingo como ciudad “arrabalizada, sucia, oscura, ruidosa; sin garantía de seguridad y paz ni siquiera para sus difuntos”.

De manera que Roberto Salcedo  es experiencia, como dice su propaganda,  pero una muy mala experiencia. Experiencia que no merecemos seguir padeciendo. Bien pudiera  el alcalde, como   es humorista y gran jugador de golf,  parafrasear a Silvio Rodríguez en Te doy una canción:Si miro un poco afuera me detengo / la ciudad se derrumba/ y yo golfeando”.

No hay comentarios: