El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

16 de enero de 2015

Sociedad destartalada

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com
RAFAEL PERALTA ROMERO
La sociedad dominicana anda muy destartalada. Físicamente, el  descalabro se aprecia, por ejemplo,   en el gran número de vehículos del servicio público que ruedan por las calles de Santo Domingo distribuyendo inseguridad y contaminación por doquier. Pero no es ese  el único caso  del destartalo y corrosión.
Lo mismo se aprecia en las personas a propósito de la indumentaria y otros signos exteriores. Unos usan chaqueta sin camisa, pues predomina un comoquiera en el vestir. Extravagancia en el peinado de unos jóvenes, los tatuajes y los aretes, que ya han perjudicado a muchos, son también muestras visibles del fenómeno.
Se aprecia un lamentable  destartalo en el uso del idioma, incluso en la publicidad que pagan las empresas para promover bienes o servicios. ¿Alguien  duda que la publicidad comercial pueda ejercer efectos nocivos  sobre la población? Pues que  no se dude. Ni se dude tampoco que ciertos mensajes afianzan actitudes desviadas.
Lo peor no está en los ejemplos citados. Ni está en el irrespeto por el tiempo ajeno, en llegar tarde al trabajo o   trabajar con desgano,  ni está en ocupar con un vehículo  el espacio de estacionamiento de dos ni en eludir un compromiso previo aduciendo razones torpes e insustanciales, expresión de que la palabra empeñada no sirve para nada.
La peor descomposición y falta de orden es de carácter moral. ¡Que policías y fiscales se roben el cuerpo del delito los hace más culpables que los delincuentes originales! Y más si es droga. De ningún modo podrá liberarse de la corrupción que la acogota una sociedad dirigida por gente de ese tipo. Ese deterioro impide todo crecimiento.
Cuánta gente  ha perdido la vergüenza.  Por eso es tanto el afán por el dinero fácil. Quienes andan copados de riqueza ilícita no temen  mostrarla, sino que por el contrario,  disfrutan presentar ante los ojos de todos, sus mansiones, autos costosos, sus negocios y su vida regalada.  Con ello, desde luego,  que estimulan a otros  a seguir su ejemplo.
Las autoridades saben quiénes trafican con drogas y quienes, valiéndose de posiciones de Estado han sustraído bienes públicos. Si no lo saben con certeza, lo sospechan, o de lo contrario se fingen estúpidas. Y ahí está el germen de la putrefacción social, que eso y no otra cosa es la descomposición,  el desarreglo, el destartalo.
Dirigentes políticos, militares y policías, magistrados,  legisladores,  megadivas y hasta comunicadores  demuestran con sus actitudes maleadas el porqué decimos que la sociedad dominicana  está muy destartalada.  Es lo mismo que  podrida o dañada. Y resulta penoso admitirlo, pero el destartalo crece en progresión geométrica. Es lo peor.

No hay comentarios: