El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

17 de julio de 2020

Todos culpables

Por Rafael Polanco/PASANDO REVISTA*
Ante la incapacidad e ineficiencia del gobierno en el manejo de la pandemia del coronavirus, todos hemos sido declarados culpables y el regalo de despedida que nos deja el casi saliente presidente Danilo Medina Sánchez es un nuevo encierro obligatorio por 45 días, motivado por una declaratoria de emergencia que trae consigo nuevamente una cuarentena y un toque de queda que nos coloca en una reclusión involuntaria.
Las autoridades nacionales, en vez de buscar salidas adecuadas a la crisis derivada del aumento sustancial del contagio, involucrando a las sociedades médicas especializadas, al Colegio Médico y a toda la población, a través de sus organizaciones de base, entre ellas hasta las juntas de vecinos, la vía que encuentra más expedita es volver a encerrar a todos, aunque nos mantuvo cuatro meses en esa situación, sin encontrar respuestas adecuadas.
Por el contrario, la mayoría de sus acciones conducían al aglutinamiento de la gente, como si de lo que se tratara fuera precisamente de propiciar el contagio masivo, con las filas en los bancos, supermercados y en las entregas de alimentos durante el proceso electoral que lucían ser parte de la campaña del candidato oficialista.
Lo peor del caso es que esta vez se ponen de acuerdo los que se van con los que llegan, para castigarnos a todos con un encierro que denota que los ciudadanos somos culpables del fracaso de los que mandan, a quienes parece que les hace falta tiempo para seguir haciendo negocios con la calamidad que nos abate a todos.
¿Es acaso que la miopía no le permite a los que mandan observar lo que ha venido sucediendo en Uruguay, Costa Rica y Paraguay, en donde las víctimas del covid-19, tanto contagiados como fallecidos, son mínimas, aunque han mantenido un ritmo controlado de actividades productivas y un desenvolvimiento social casi normal de la vida ciudadana?
¿Es que las autoridades sanitarias prefieren seguir contando contagiados y fallecidos en vez de aplicar los medicamentos que se insiste son efectivos para aliviar o sanar a los enfermos de covid?
¿Por qué insisten las autoridades sanitarias en ignorar las sugerencias de que aplique a los pacientes el medicamento conocido como Ivermectina que está en abundancia en el mercado y es bastante barato como para no abultar el presupuesto destinado a enfrentar el virus?
Haciéndome eco de una publicación reciente del colega, amigo y compadre Luis José Chávez sobre el tema, pregunto: ¿Es que no tienen conocimiento nuestras autoridades, salientes y entrantes, de que, en Bolivia, El Salvador, Perú, la Unión Europea y una buena parte del mundo han autorizado el uso de la Ivermectina y comienzan a observar buenos resultados?
Qué cuesta a las autoridades escuchar y aplicar el parecer de los doctores José Natalio Redondo, Yudelka Merette y Johnny Tavares Capellán, quienes se quejan de ni siquiera se les ha dado el beneficio de la duda en su afirmación de que la Ivermectina puede ser la solución al derroche de contagios y muertes provocado por el coronavirus.

No hay comentarios: