El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

13 de julio de 2020

RD alcanza más de 7 mil casos COVID en seis días

María Teresa Morel  | El Caribe
Obispos, municipalitas y médicos insisten en que se tomen acciones urgentes para frenar expansión de la epidemia que ha cobrado 897 muertes
Por sexto día consecutivo la República Dominicana registró más de mil casos de COVID-19, alcanzando 7,200 infecciones en menos de una semana, así como un total de 93 defunciones, situación que llena de preocupación a representantes de diversos sectores del país que exigen intervenciones urgentes por parte de las autoridades.
De acuerdo con el boletín epidemiológico 115, el sábado el país alcanzó un nuevo récord con 1,418 casos nuevos y 17 defunciones, con lo cual, el número de casos activos logró sobrepasar a la cifra de pacientes recuperados, con 22,176 y 21,459 casos, respectivamente.
Un dato que genera inquietud es el incremento de la tasa de positividad en las últimas cuatro semanas que continúa su tendencia al aumento, y ayer se colocó en 26.11%. Sin embargo, los datos del sábado reflejan una positividad superior a 40.07%. De manera concreta, de 3,538 muestras analizadas 1,418 dieron positivo, lo que significa que de cada 100 pruebas PCR realizadas, 40 resultaron positivas.
De los casos activos, 3,639 están aislamiento hospitalario y 18,537 están siendo tratados en sus hogares, mientras que, de las 17 defunciones reportadas, seis se produjeron en la provincia Espaillat, una en Bahoruco, cuatro en Santiago, cinco en la provincia Santo Domingo y una en San Cristóbal que sumadas con las anteriores ya alcanzan las 897.
Según el documento oficial, la situación hospitalaria tiende al agravamiento, puesto que el número de pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos aumentó de 226 a 235, básicamente en centros de salud del Gran Santo Domingo, Santiago y Duarte.
Experto afirma sistema da signos de “estrés” pero no ha colapsado
Sin embargo, el director ejecutivo del Comité de Emergencia y Gestión Sanitaria (CEGES), Amado Alejandro Báez, consideró ayer que el sistema de salud de la República Dominicana no ha colapsado ya que aún cuenta con miles de camas disponibles y que lo que se requiere es hacer sinergias entre el sector público y privado.
Para el experto, el sistema muestra signos de “estrés”, especialmente en ciudades metrópolis, como el Gran Santo Domingo, Santiago, entre otras, y mayor flexibilidad en hospitales como Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar y Central de las Fuerzas Armadas, así como en los municipales de Bonao, Barahona y Neyba.
Un gráfico de la Dirección de Gestión de la información del Servicio Nacional de Salud, compartido por el galeno muestra que de las 3,304 camas de hospitalización para COVID-19 solo hay en uso 1,565 para un 47.37% de ocupación. Sin embargo, la situación es más delicada en las clínicas privadas, puesto que de las 855 camas disponibles, hay 664 ocupadas para un 77.66%, mientras que, en el sector público el porcentaje de ocupación es de apenas un 36.79%.
Quedan 133 UCI disponibles
La situación es más delicada en lo que respecta a las Unidades de Cuidados Intensivos, ya que de las 438 disponibles, tanto en el sector público como el privado, hay 305 ocupadas, para un 69.63%.
De las 167 camas con que cuentan los hospitales públicos para pacientes en estado crítico, están en uso 139, es decir, que solo quedan disponibles 28 camas. En tanto, de las 271 UCI con que cuenta el sector privado, quedan disponibles 105, para una ocupación de 61.25%.
En cuanto a los ventiladores, de 346 con que cuenta el sistema, hay 189 en uso para un 54.62% de ocupación, quedando menor capacidad en los hospitales públicos, donde solo hay disponibles 73 frente a los 84 de las clínicas privadas.
Partiendo de esos datos, el doctor Báez plantea que se debe trabajar en la optimización y mejor utilización de los recursos disponibles, establecer guías de estandarización y aumentar las capacidades locales.
En una serie de tuits publicada ayer, el galeno informó que sostuvo una reunión de trabajo con miembros del sector salud privado en la provincia La Altagracia, donde este fin de semana la Alcaldía suspendió todas las actividades sociales, deportivas y recreativas realizadas en los parques de la Salud y Don Carlos y otras áreas públicas del municipio ante el incremento del contagio de coronavirus. “Se trata de entender la realidad, dejar en sensacionalismo y seguir trabajando”, dijo el especialista.
 “El impacto del 5 de julio empieza a verse el 19 de julio. Debemos seguir en prevención y aumento de capacidad”, advirtió Báez.

No hay comentarios: