El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

25 de febrero de 2014

Ruben Blades se suma al coro que no reconoce la victoria de Maduro

Por Gregorio Moya E.


Hay demasiadas evidencias que demuestran que hay una campaña mediática, mentirosa, malsana, dirigida por sectores de poder en contra de Venezuela. La misma campaña mediática con la que se justificó la invasiones a Irak, Afganistan Yugoslavia y otros en un muy reciente pasado.

Fue una campaña mediática la que se montó en 1963 y que terminó con el golpe de Estado a Juan Bosch. Esa campaña mentirosa llevó a la mente de la población y fuera del país de que Bosch era incapaz, le quitaría los hijos a los padres y los criaría el Estado, incluso quisieron meter el tema de la corrupción y hasta de que el presidente Bosch no quería gobernar.

Ruben Blades, el cantautor de finales de los 70 y principios de los 80 que le cantó a los procesos liberadores de América Latina, en una carta dirigida al Presidente Nicolás Maduro, fechada el 20 de este mes de febrero, dice que no se suma a “a ningún tipo de complot orquestado” con el propósito de crear mala publicidad para gobierno alguno”. No obstante, utiliza los mismo argumentos de la conjura contra Venezuela. 

Veamos. Blades dice que “hoy Venezuela no es una Nación unida: es un país cuya población está polarizada políticamente, una sociedad sumida en contradicciones obvias, con un gobierno electo por un estrecho margen, 1.49%, que no alcanzó el 51% de los votos de alrededor de un 80% de la población votante y con un ausentismo electoral del 20.32%.” Si Blades no se ha sumado, sus consideraciones que podríamos llamar idenpendientes, teminan sumándose a la sarta de mentiras y medias verdades que difunde CNN, el Listín Diario y otros medios. 

Con sus valoraciones de cálculo y estadísticas del estrecho margen, no lo lleva considerar la legitimidad del triunfo y del gobierno que encabeza Maduro, sino que lo pone en duda, duda que se suma a la que intentaron los derrotados en la misma Venezuela, dudas que la han propalado para deslegitimar. No para mientes en considerar que la legitimidad de Maduro se la da la Ley y la votación mayoritaria. 

Esa intención de deslegitimar a Blades lo lleva a escribir que “Ese gobierno, sin embargo, está decidido a imponer un sistema político/económico (que no califico ni descalifico), pero que obviamente no es aceptado por la mayoría de la población. Los planteamientos de que el gobierno quiere imponer un sistema político/económico y que el mismo no es aceptado por la mayoría, es parte del glosario que forma parte de una conjura mediática internacional contra el gobierno de Venezuela. 

En ese propósito de deslegitimar el gobierno de Maduro Blades llega a la osadía de decir que el “Presidente Maduro, no posee la mayoría representativa que justifique lo que le está haciendo al país”. El cantante olvida, oculta, no resalta, que la mayoría del 1.49% fue refendada en las elecciones municipales de diciembre, en la que los candidatos del chavismo arrasaron en Venezuela.

A ese presidente que según Blades no representa la mayoría le contrapone lo que el llama “una vital cantidad de personas”, esas mismas personas que perdieron del presidente en unas elecciones libres y democráticas, y que perdieron las elecciones locales en diciembre. Hace solo dos meses que fueron arrasados por la votación popular en Venezuela. Si eso no es mayoría, que venga dios y lo vea.

En su pluma indenpendiente, Ruben Blades llama al gobierno de Venezuela a ser “más realista y menos agresivo”, ocultando lo que ni siquiera CNN ha podido ocultar, la matriz violenta (y por eso facista) de una oposición que no es capaz de derrotar por la vía pacífica, legal, electoral al Partido Socialista Unificado de Venezuela que conforma el gobierno Bolivariano que encabeza Maduro.

Así mismo, el cantautor pone en duda la educación, cultura y formación de los chavistas cuando dice que “debemos asumir que comprenden de lo que hablan, y que han estudiado a quienes inicialmente convirtieron las teorías sociales de Marx y Engels, en propuestas experimentales del socialismo y el comunismo, particularmente en Rusia, tras la revolución bolchevique de 1917. En la campaá electoral, la llamada oposición no solo puso en duda la formación y educación del presidente, sino que mostraron su elitismo al objetar que un trabajador pudiera dirigir el Estado.

Se despacha Blades planteando que “No creo que es a través de la represión, la censura, o el recurso demagógico que se produce la respuesta racional a una condición objetiva inobjetable. Tal actitud solo provocaría más violencia, que generaría la posibilidad de una ingobernabilidad, un vacío político que podría ser llenado con un golpe militar, la única institución con la capacidad de organización y poder coercitivo para enfrentar el caos institucional y civil resultantes.

Puede mostrar Blades y cualquiera de las diversas fuentes que alimentan su información pruebas de represión o censura. No es en los mismos medios que se ha llamado hasta a asesinar al presidente, ayer a Chavez y hoy a Maduro. Cuales son los medios censurados. No los menciona Blades ni los puede mencionar.


Esto no es asunto de alma ni de intenciones conscientes o incoscientes de sumarse o no  a una conjura documentada, evidenciada. El hecho cierto es que Blades adiciona su nombre, no argumentos, ni aportes de ningún tipo a esa campaña denunciada, que monta fotografías de represión en España, en Chile y otros países que no denuncia, como no la denuncian ninguno de los amigos de Venezuela. Lo que vemos en el señor Blades, es un artista sumado al coro de artistas que en el Premio Lo Nuestro se solidarizaban con la oposición Venezolana, que ante la repulsa del pueblo en cerca de 20 elecciones se van por el expediente golpista.

No hay comentarios: