El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

20 de marzo de 2015

De la melancolía a la euforia

RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com
Se recogió como un molusco en su concha y durante  semanas estuvo poseído de la melancolía. Después que fuera embarrado  de la sustancia pestilente que sobre él arrojara  el ex convicto Quirino  Paulino Castillo, algún ingenuo llegó a creer que  no asomaría más su rostro a la luz pública, porque podría morir de vergüenza. Pero no.
He aquí  que alguien  rezonga: El Príncipe no puede estar triste, aunque lo esté, pues su llanto interior será nocivo para  su salud y para la suerte  de todos nosotros. -¿Qué haremos, entonces? –Oh, callar a ese maldito  hombre, hay que buscarle su dinero. –Cierto, si no seguirá defecando sobre  nosotros. Y todos vieron que eso era bueno.
El pasado fin de semana, el Príncipe salió a las calles. Los estrategas -psiquiatra incluido-  crearon un guion que el actor realizó con buen desempeño: posó comiendo platos de pobre, aunque sólo él aparecía en la mesa, quizá por error del libreto. Se mostró  envalentonado  y recordó el carácter eólico de su candidatura: depende de los vientos.
Con el adelanto de su casi formal lanzamiento tras la candidatura  presidencial de su partido, el doctor Leonel Fernández consiguió ante todo levantar su ánimo, propenso a una grave crisis emocional, y a la vez dar un golpe, aun fuera de efecto, a los planes de repostulación del presidente Danilo Medina, el otro líder del PLD.
Fernández ha logrado que analistas políticos hayan  visto en su abrupta  presencia en las calles que con ello  menoscababa los planes reeleccionistas, promovidos por funcionarios del Estado, a quienes el presidente Medina no ha desautorizado, sino que ante el hecho asume el comportamiento propio de la gatita de María Ramos.
Un observador que no suele  publicar sus  opiniones, infería que el apresurado  lanzamiento de Fernández revela  un temor al empuje de las fuerzas reeleccionistas. Hacia  lo interno del PLD  abunda la idea de que Medina iría ligero de carga como candidato presidencial, pero que al ex presidente lo perseguiría una peste  espantosa.
Los encontronazos por la candidatura presidencial en el partido de gobierno no terminan por ahora. Siete diputados danilistas aseguraron  tener listo el proyecto de ley que  permitiría convocar la Asamblea Revisora de la Constitución para quitar al actual mandatario dominicano el impedimento  legal de  optar por un nuevo período en las elecciones de 2016.
De ser así, Fernández tendrá que seguir afinando  sus dotes histriónicas para aparecer en el escenario animoso y resuelto. Ha de  cuidarse de la euforia que, como la melancolía, representa un estado anímico  extremado y por tanto  perjudicial. Esto, no obstante que la euforia  ayuda a soportar el dolor y las adversidades.

No hay comentarios: