El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

14 de enero de 2020

LA ISLA AL REVÉS


Justiniano Estévez Aristy.
Cuento corto.
De pronto Haití fue reforestado de punta a punta. Una empresa canadiense, con el 50 por ciento de las acciones compradas por los Clinton, empezó a explotar todos los metales preciosos debajo de aquel subsuelo.
Los chinos instalaron doce parques de zona franca. El desempleo cayó en picada. Cada nación europea se comprometió a entregar un 0.5  por ciento  de su presupuesto nacional para salvar a Haití. Diez bancos internacionales abrieron sus puertas.
El asfaltado de Haití fue total, gracias a la colaboración de Iran, Irán, Arabia Saudita, Kuwait y Afganistán. Una empresa alemana construyó un millón de viviendas seguras para donarlas en un mes.
Los israelitas habían logrado un milagro: poner a producir hasta las piedras haitianas. El comercio fronterizo se amplió.
Los haitianos no necesitaban visas para viajar a los Estados Unidos. Un conjunto bachatero de dominicanos nacidos en La Vega del Valle Real dominicano, con integrantes blancos como el Yogurt, planificada instalarse en el corazón de Puerto Príncipe.
Pero en su tiempo libre sus cinco componentes tenían propósitos individuales. Pedro Antonio Vélez, se iba a casar con una haitiana para adquirir su ventajosa nacionalidad. Freddy Armando Castro pensaba hacer chiripas en calles y patios haitianos.
Joel Ribe iba a instalar una empresa para destapar mierdas haitianas de los inodoros obstruidos. Andrés L. Ruiz, iba a abrir una Casa de Cita con prostitutas dominicanas.
Y los dos restantes, León Deivid Suero y Marcio Tilón Maguino, pensaban hacerse millonarios haciendo libros con poemas cristianos, porque Haití había dejado de ser una nación diabólica e inmunda, según las calificaciones de los protestantes de la década pasada.
"Dios duerme en Haití", repetía en sus prédicas dominicales el evangelista Ezequiel Molinaza. Nadie se quedaba callado. Todos decían: ¡AMÉN!

No hay comentarios: