El Cañero

Cañero_183-1 by Miguel Rone on Scribd

21 de febrero de 2020

Temo, temor, tumor…


Voces y ecos
RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com
Los principales actores políticos coinciden en que se trató de un sabotaje lo ocurrido en la Junta Central Electoral  y que motivó la suspensión de las elecciones municipales del domingo 16. Ha sido una acción dolorosa, pero  responsable, dada la aviesa vulneración de que fue objeto el sistema de votación automatizado.
 El candidato presidencial y líder de Fuerza del Pueblo, Leonel Fernández,   definió como una trama criminal contra el pueblo dominicano los acontecimientos que motivaron a la  JCE  a suspender los  comicios. “Ahora queda por investigar quiénes fueron los autores materiales e intelectuales de esta trama criminal…”.
Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno, favorito en la preferencia electoral,  dijo que es indignante para la democracia que haya fallado tan alta proporción de los equipos técnicos. Destacó que  de la afrentosa acción hay responsables y las autoridades tienen el deber de localizarlos.  Sugirió investigar al coronel Koji Maruyama.
Guillermo Moreno, de Alianza País,  responsabilizó a la JCE “del tollo”: “Una irregularidad grave que cometió la Junta fue que dispuso que muchos técnicos trataran de intervenir y rompieran el sello que rodeaba los equipos y sin la presencia de los delegados, queriendo, con alguna intencionalidad, resolver a oscuras ese problema”.
El Partido de la Liberación Dominicana, en un comunicado de su comité político,  expresa que: “La JCE  ha dado demostración de falta de responsabilidad y de falta de autoridad con esa decisión”. Esto lo afirman, no obstante admitir que hubo sabotaje. Tras la suspensión, el PLD  se  puso adelante y declaró que iba ganando.
Hablando como Presidente, aunque no como estadista, Danilo Medina declaró: “No podemos permitir que unos pocos que no quieren regirse por las reglas democráticas manchen la reputación de nuestro país, propaguen noticias falsas, pongan en entredicho nuestras instituciones y amenacen la senda de progreso que venimos recorriendo”.
 Sin querer hallarlos, la Policía busca los culpables del  quebranto  de las elecciones. Detiene y atropella a un técnico telefónico (Manuel Antonio Regalado)  y pretende deshonrar a un coronel de esa institución (Ramón Antonio Guzmán),  cedido recientemente para la seguridad del candidato presidencial  Abinader.
  Un dirigente  político,  Juan Temístocles Montás, declaró que “tenemos un sistema de control de la votación” que le asegura al PLD  “saber lo que está ocurriendo hora por hora en cada mesa de votación”. Ninguna autoridad lo ha llamado a consulta. Me temo que en este dicho haya un tumor, asociado, quizá, al tumor maligno que hizo colapsar las elecciones.

No hay comentarios: